Con la reforma político-electoral, México contará con nuevos instrumentos para facilitar el diálogo, consolidar la vida democrática, el equilibrio entre poderes y la equidad de género, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto.

En el Castillo de Chapultepec, al encabezar la promulgación de la reforma político-electoral, el mandatario federal reiteró que esto constituye un avance trascendental para la democracia en México.

El mandatario estuvo acompañado de los líderes de los partidos Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI), así como integrantes de su gabinete, como el secretario de Hacienda, Luis Videgaray; de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong, así como el presidente de la Cámara de Diputados, Alberto Anaya.

Con la reforma política electoral México avanza hacia la consolidación de su democracia , aseguró el ejecutivo federal.

LOS MAYORES CAMBIOS EN DÉCADAS

La reforma político-electoral promulgada por el Ejecutivo es el mayor cambio en las últimas décadas y que entre otras cosas permite la reelección legislativa, crea un nuevo sistema de supervisión electoral y da autonomía a la Procuraduría General del Ejecutivo.

La norma establece que senadores y diputados podrán permanecer en su cargo hasta por un periodo de 12 años, aunque aún limita a los presidentes y gobernadores estatales a un solo mandato de seis años.

"Con la reforma política electoral, México contará con nuevos instrumentos institucionales para facilitar los cambios de fondo que requiera el país en los siguientes años", dijo Peña Nieto..

Esta es la última promulgación de una serie de reformas que el gobierno de Peña Nieto ha aprobado en el último año con las que busca impulsar el desarrollo de México y que incluye además de la política, áreas como energía, telecomunicaciones, banca y educación.

Las modificaciones legales también ajusta el organismo electoral, que cambiará su nombre por el de Instituto Nacional Electoral y podrá en adelante involucrarse en los comicios de los 31 estados, algo que hasta ahora hacían organizaciones estatales.

Con la reforma también se otorga autonomía a la Procuraduría General de la República, que se transformará en una Fiscalía, en una modificación que busca evitar que esa institución sea utilizada políticamente en la persecución de delitos.

El plan también exige a los partidos pequeños que consigan por lo menos el 3% de los votos para tener derecho a la financiación pública, frente al actual 2%.

De varias de las reformas aprobadas en los últimos meses, aún falta que se discutan y aprueben leyes secundarias para que entren plenamente en vigor, como la de materia energética que por primera vez rompe con el monopolio estatal en la exploración y producción de crudo.

Peña Nieto dijo que en los próximos días enviará al Congreso propuestas de leyes secundarias en materia de energía y telecomunicaciones.

APR/ Con información de Notimex y AP