El presidente Enrique Peña Nieto pidió a Mike Pompeo, secretario de Estado del gobierno de Estados Unidos, reunificar rápido a las familias que han sido separadas en la frontera como resultado de la política migratoria aplicada por aquel país.

“Durante la reunión, el titular del Ejecutivo Federal expresó su preocupación por la política de separación de familias migrantes instrumentada por el gobierno estadunidense. El presidente solicitó al secretario de Estado la rápida reunificación de las familias separadas en la frontera y destacó la necesidad de encontrar una alternativa permanente que dé prioridad al bienestar y derechos de los menores’’, informó el gobierno federal al término de la reunión que durante menos de una hora sostuvo Peña Nieto este medio día en la residencia oficial de Los pinos con el equipo de representantes del gobierno de Trump, encabezado por Pompeo.

La delegación estadounidense que se encontró con el mandatario mexicano estuvo integrada por la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y el asesor senior del presidente norteamericano y yerno de Trump, Jared Kushner.

A través de un comunicado oficial, el gobierno de la República reportó que Peña Nieto “también expresó su preocupación por sucesos como el ataque que recientemente sufrió en California el señor Rodolfo Rodríguez, ciudadano mexicano de 92 años con residencia legal en Estados Unidos, señalando que estos incidentes alimentan un clima de odio y racismo que debemos evitar.

Y que “en materia comercial’’ hubo coincidencia entre el mandatario mexicano y los representantes del gobierno de Estados Unidos en el sentido de “avanzar de manera constructiva la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

“El Presidente Peña Nieto enfatizó la disposición del Gobierno de la República de continuar la negociación con el objetivo de finalizarla lo más pronto posible’’.

De acuerdo con la información oficial, “el primer mandatario dio la bienvenida a la delegación y reconoció el interés del gobierno de Estados Unidos por entablar un diálogo de alto nivel durante el proceso de transición del Gobierno de la República’’.

Además de que “compartió con los funcionarios que la jornada electoral del primero de julio fue ejemplar y muestra de la madurez democrática’’ de México.

rramos@eleconomista.com.mx

erp