El presidente Enrique Peña Nieto defendió la Cruzada contra el Hambre que emprendió su administración este año, al argumentar que se busca una transversalidad de esfuerzos del gobierno y así generar mejores condiciones para los mexicanos.

Al participar en el arranque del año académico número 150 de la Academia Nacional de Medicina, el Mandatario federal dijo que la Cruzada será un gran aliado para erradicar la pobreza alimentaria, así como para lograr servicios de calidad. Sólo así se podrá cerrar la brecha de desigualdad, apuntó.

Dijo que aclaraba ello porque ha escuchado comentarios sobre el objetivo de la Cruzada; por ello puntualizó que no se trata de convocar a los mexicanos a realizar una aportación de bienes para las comunidades que lo necesitan, sino crear una alineación de esfuerzos de instituciones del Estado mexicano, que permita transformar los entornos donde se padece carencia alimentaria y pobreza.

Se trata de llegar a unos 400 municipios del país, donde se estima viven 7.5 millones de mexicanos que enfrentan esta doble condición, carencia alimentaria y pobreza; se trata de cambiar ese entorno, que llegue el abasto alimentario, que existan proyectos productivos, que haya educación y servicios de salud, argumentó Peña Nieto.

En el evento realizado en el Centro Médico, el Presidente manifestó su reconocimiento a los integrantes de la Academia Nacional de Medicina. Son 150 años de poner la ciencia al servicio y por la salud de las familias mexicanas, indicó.

Detalló que el objetivo de la política social de su gobierno es garantizar derechos plasmados en la Constitución, como el de la protección a la salud. El sistema de salud pública ha tenido avances, pero hay sectores a los que no les llegan esos beneficios, reconoció el Presidente.

Asimismo, anunció que seguirán consolidando la cobertura en salud y que impulsarán la infraestructura en este ámbito. Dijo que para acercar la salud a las comunidades, se tiene programado invertir el doble de recursos para proyectos.

klm