El presidente Felipe Calderón Hinojosa ratificó hoy que la mayor amenaza para los derechos humanos son los delincuentes; por ello, anunció, el gobierno federal no cejará en su empeño por combatir al crimen 'sin titubeos ni medias tintas'.

En el informe de actividades 2011 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), aseguró que esta lucha seguirá en el marco de la legalidad, con las herramientas institucionales que brinda la democracia, sin cancelar garantías para nadie y con respeto a los derechos humanos.

"La seguridad es un derecho humano al que deben tener acceso todos los mexicanos, es la base para ejercer las demás libertades. Uno de los mayores retos que nos ha tocado sufrir en México es la inseguridad y amenaza del crimen", explicó el mandatario

Durante su discurso Calderón dijo: "Delincuentes que amenazan y asesinan a periodistas y defensores de derechos humanos ponen en riesgo a nuestras instituciones; para enfrentar la amenaza del crimen y la inseguridad, se ha puesto en marcha una estrategia integral de tres componentes básicos.

"Las violaciones a los derechos humanos son inadmisibles y son repudiadas y castigadas por el Estado mexicano Los mexicanos estamos luchando por la seguridad con las armas más poderosas que son las de la democracia", dijo.

Antes de la participación del ejecutivo, Raúl Plascencia, titular de la CNDH destacó los actos de violencia contra activistas, periodistas y defensores de derechos humanos y dijo que durante el 2011 los activistas y periodistas ejercieron su trabajo en condiciones adversas, al tiempo que reveló que se investiga la desaparición de 182 personas.

Con información de Notimex

RDS