Opositores al gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador arribaron al Zócalo de la Ciudad de México e instalaron un plantón tras haber obtenido amparos que les permite el libre tránsito.

En la tarde de ayer 23 de septiembre, integrantes del Frente Nacional Anti-AMLO (Frena), comenzaron a llegar al Zócalo y nuevamente instalaron sus casas de campaña como lo hicieron en Reforma y avenida Juárez.

Cabe señalar que, desde el pasado sábado 19 de septiembre, los inconformes intentaron instalarse en el Zócalo, sin embargo elementos de seguridad les impidieron el paso.

Tras llegar al lugar, los inconformes intentaron cruzar las vallas metálicas que dividían la plancha del Zócalo en dos, pero policías que resguardaban el área no lo permitieron.

El dirigente de Frena, Gilberto Lozano, indicó que hasta el momento aceptarían tomar sólo la mitad de la plancha, no obstante pronosticó que para el próximo viernes podrían ocupar toda el área.

“Las casas de campaña son un lugar de refugio, aquí van a estar 10,000 personas permanentemente (...) Yo creo que para el viernes ya va a estar llena la plancha del Zócalo”, expuso Lozano.

Previo a la llegada de los manifestantes, la Secretaría de Gobierno de la CDMX informó a través de un boletín que atenderá los amparos que obtuvo Frena, “que les permite el libre tránsito sin subordinar a las disposiciones sanitarias que aplican al Zócalo capitalino”.

Agregó que en la zona del Centro Histórico se contará con la presencia policial como mecanismo de prevención.

politica@eleconomista.mx