El presidente de la República, Felipe Calderón, anunció que se destinarán casi 34,000 millones de pesos para los municipios y comunidades afectados por la sequía, los cuales corresponden a una suma de recursos presupuestales y financieros de las dependencias vinculadas con esta emergencia nacional.

Señaló que a partir de ahora el Fondo Nacional de Desastres (Fonden) también se aplica para sequías, con lo cual habrá una enorme disponibilidad de recursos en auxilio de estas comunidades.

Al haber una clara exigencia para garantizar la entrega de ayuda por parte de la ciudadanía, se agilizará la normatividad de manera que se garantice el ejercicio de los recursos federales, dijo.

De esta forma, el jefe del Ejecutivo indicó que el Gobierno federal ha puesto en marcha un programa integral en atención a la sequía, además de haber firmado une decreto para actuar con rapidez, con medidas de excepción que permiten responder ante una emergencia.

El acuerdo contempla que la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua) acelerarán la entrega emergente de agua por todos los medios posibles, ya sea llevarla en pipas, instalando cisternas, para lo cual se están empleando 40,000 carros tanque y creación de pozos de uso doméstico.

El mandatario aseguró que la distribución se hará "indiscriminadamente y sin ningún cesgo partidista o interés", ya que este es un fenómeno que sucede en las comunidades más alejadas de la ciudad de México, por lo que existe el compromiso de los gobernadores para que el dinero se empleo sin discriminar.

Para evitar la ejecución de este fenómeno, aseveró que a los servidores públicos "si siempre se les han exigido transparencia, hoy con mucha más razón, no toleraremos ningún acto de corrupción", y en caso de que lo haya será especialmente perseguido.

MIF