Este miércoles se cumple una semana de que elementos de la Policía Federal iniciaron protestas por su inconformidad de integrarse a la Guardia Nacional y a pesar de que el lunes una comitiva aceptó un acuerdo de 13 puntos, resultado de la mesa de negociación con autoridades de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, algunos de los uniformados desconocieron la minuta.

Ayer, decenas de policías federales reiteraron su rechazo al acuerdo aprobado y aseguraron que son más de 8,000 uniformados los que exigen su liquidación, por lo que se encuentran a la espera de iniciar una mesa de diálogo en la que esté presente su representante legal Enrique Carpizo.

Por su parte, Carpizo acusó que es falso que los elementos hayan aceptado la minuta por las autoridades federales y en un mensaje dirigido al presidente Andrés Manuel López Obrador, el abogado aseguró que el movimiento sí tiene legitimidad.

Consideró que la información sobre la división y el debilitamiento de la protesta de los elementos de la Policía Federal es con el fin de desalentar a los uniformados y que hasta el momento “no se ha acordado absolutamente nada que desfavorezca sus derechos y libertades”.

Los policías detallaron nuevos puntos a negociar con las autoridades en los que se contempla la pensión para los uniformados lesionados en cumplimiento de su deber y garantizar prestaciones a viudas y huérfanos de compañeros caídos.

También una mesa para explicar puntos específicos de la transición de los elementos a la Guardia Nacional y que los compañeros que decidan integrarse al nuevo mando cuenten con condiciones laborales dignas.

Finalmente afirmaron que una vez que se apruebe una minuta expuesta y se dé a conocer a los inconformes, se podrá terminar con las negociaciones.

Mientras  que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana informó que en dos días 3,988 policías federales han recibido información sobre la incorporación a la Guardia Nacional y a distintas instituciones en los módulos instalados en el Centro de Mando de la Policía Federal y en las coordinaciones estatales.

Ayer por la mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que “ya se llegó a un acuerdo en el conflicto de la Policía Federal”, aunque dijo respetar a los elementos que decidieron no aceptar el ofrecimiento del gobierno federal para ser transferidos a la Guardia Nacional.

En Palacio Nacional, el primer mandatario destacó que la noche del lunes se llegó a un acuerdo en la mesa de negociación que encabezó el subsecretario de Seguridad federal, Ricardo Mejía Berdeja, con una parte de los elementos que protestaban.

“Ya se resolvió el asunto; va a continuar la selección para que los que lo deseen pasen a formar parte de la Guardia, siempre y cuando reúnan los requisitos; y los que no puedan participar en la Guardia Nacional van a tener otras ocupaciones, lo que hablábamos de la vigilancia en oficinas públicas y otras tareas, pero no se despide a nadie”, dijo.

Reconoció que “no se puede descalificar a todos los elementos de la Policía Federal; para empezar, tienen derecho de manifestación, de expresión”.

[email protected]