Deudos de los 49 menores fallecidos hace nueve años en el incendio de la Guardería ABC, marcharon del Angel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México, para exigir justicia y castigo a los culpables de la tragedia.

Con las fotografías de grandes dimensiones de sus hijos los padres marcharon por novena vez haciendo escala en Palacio Nacional y en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), a quien exigieron la atracción del caso para acabar con casi una década de impunidad.

Por la mañana en conferencia de prensa señalaron “el engaño” que han padecido por autoridades de los tres niveles de gobierno, aunado a la acusación en contra de Luis Raúl González Pérez y Jaime Rochín, titulares de la CNDH y CEAV, respectivamente, a quienes señalaron cd no trabajar a favor de las víctimas y la negativa a reunirse con ellos.

Así mismo denunciaron que funcionarios del Centro de Atención Inmediata de Casos Especiales (CAICE) del IMSS, están tomando “represalias, condicionando, restringiendo y en algunos casos suspendiendo servicios médicos y entrega oportuna de medicamentos” ante los reclamos y quejas de corrupción hechos por algunos padres.

Al respecto, en un comunicado el IMSS aseguró que brinda “apoyo incondicional” a las víctimas de la Guardería ABC, “sin escatimar recurso alguno para garantizar la atención a sus necesidades médicas, físicas y emocionales”.

“Respecto de los señalamientos sobre presuntas irregularidades administrativas en la compra de algunos medicamentos por parte del CAICE ocurridas en el pasado, el Seguro Social demandó la intervención del Órgano Interno de Control, dependiente de la Secretaría de la Función Pública, y colaboradora de la Auditoría Superior de la Federación proporcionando toda la información documental que requiera para las investigaciones que actualmente llevan a cabo”, dijo.