El nuncio apostólico en México, Christophe Pierre, ofreció este lunes una misa para los desesperados padres de los 43 estudiantes presumiblemente masacrados en septiembre y les trasladó un mensaje de esperanza del papa Francisco, constató un periodista de la AFP.

"El papa siente el dolor que están pasado y les pide que no pierdan la esperanza", dijo Pierre a los padres en la misa efectuada en la escuela de Ayotzinapa (Guerrero, sur) donde los jóvenes se formaban para ser maestros rurales.

Portando grandes retratos de sus hijos y carteles en los que se leían frases como "íDónde estás hijo? Te sigo esperando", los familiares escucharon con lágrimas en el rostro la misa celebrada en la cancha de básquetbol de la escuela.

"La Iglesia estará apoyando en la búsqueda de sus hijos desaparecidos porque saben que los padres se han acercado a ella", añadió el nuncio apostólico, que estuvo acompañado de los obispos de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, y de Chilpancingo (capital de Guerrero) y Chilapa, Alejo Zavala Castro.

Los 43 estudiantes desaparecieron el 26 de septiembre en Iguala (Guerrero), a 125 kilómetros de Ayotzinapa y 200 km de Ciudad de México, después de ser baleados por policías locales corruptos.

La investigación de la fiscalía general -basada en declaraciones de pistoleros detenidos- apunta a que los policías entregaron después a los jóvenes a sicarios del cártel Guerreros Unidos, quienes los habrían asesinado e incinerado sus cadáveres. Sin embargo, por el momento sólo han sido identificados los restos de uno de los estudiantes.

Los padres convocaron a una nueva marcha en Ciudad de México para el próximo viernes, cuando se cumplan tres meses del brutal crimen, que mantiene conmocionado al país y ha detonado la peor crisis para Enrique Peña Nieto desde que asumió la presidencia a finales de 2012.

mrc