Bernard Cassez, padre de la francesa Florence Cassez, llegó este miércoles a la cárcel mexicana en la que su hija cumple una pena de 60 años por secuestro, momentos antes de que la Suprema Corte de este país rechazara el proyecto que pedía su liberación inmediata, constató la AFP.

Vestido de manera informal, Cassez llegó al penal de Tepepan, en el sur de la Ciudad de México, acompañado de personal diplomático y, sin hacer declaraciones, ingresó rápidamente al centro penitenciario donde Florence está recluida desde hace seis años.

El hombre y la comitiva que lo acompañaba arribaron a bordo de dos automóviles con placas diplomáticas.

Bernard Cassez ingresó al penal junto con otro hombre, mientras que el resto del grupo se retiró inmediatamente del lugar, donde fue abordado por una veintena de periodistas que aguardaba el fallo de la corte.

Instantes después la primera sala de la Suprema Corte de Juticia de la Nación rechazó el dictamen que pedía la liberación inmediata de Florence Cassez.

La francesa fue detenida en dicembre de 2005 con su exnovio Israel Vallarta en una carretera del sur de la ciudad de México y fue acusada de secuestro tras el rescate de tres personas en un rancho cercano al lugar de la detención y donde la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) orquestó un montaje sobre el arresto para que fuera transmitido en directo por la televisión mexicana.

MIF