La fracción del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado propuso crear la Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, para garantizar el derecho de todos los mexicanos de acceder a una alimentación que satisfaga necesidades nutricionales y sociales.

Según la iniciativa, que incluye el Sistema Alimentario y Nutricional, las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y de Desarrollo Social (Sedesol) deberán incluir en el Presupuesto de Egresos federal montos suficientes para la ejecución, evaluación, difusión y publicidad de este programa.

En entrevista, la legisladora priísta Lisbeth Hernández Lecona indicó que dichos montos presupuestales anuales también serían propuestos por las secretarías de Educación Pública (SEP) y de Salud (SSa).

Se prevé crear una Comisión Nacional de Alimentación y Nutrición, integrada por las secretarías de Estado a nivel federal y estatales que tengan relación con todo lo que concierne a la seguridad, soberanía y educación alimentaria, así como a su sustentabilidad.

Otro de los objetivos es mejorar las condiciones para superar la inseguridad alimentaria y nutricional en que está la población, que es un serio obstáculo para el desarrollo social y económico del país, en especial en el área rural, subrayó la senadora por Morelos.

Detalló que se busca promover medidas preventivas que incidan en las familias a evitar alimentos que perjudiquen su salud, en particular la de los menores de edad y jóvenes, como medida preventiva para evitar males como enfermedades del corazón, obesidad, diabetes, bulimia y anorexia, entre otras.

Según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), comentó, de los 28 millones de mexicanos que viven en pobreza alimentaria, 46% está en situación de pobreza multidimensional, donde el grano más importante de la dieta, el maíz, se ha visto más amenazado por el alza de su precio.

Además, de acuerdo con los índices nacionales de importaciones agroalimentarias, el país compra al exterior poco más de 25% del maíz; casi la mitad del trigo; 80% del arroz; 90% de soya; 40% de sorgo, y 7% del frijol que se consume en el país, puntualizó.

mac