El gobernador de Tamaulipas Eugenio Hernández y la líder nacional del PRI, Beatriz Paredes exigieron justicia para castigar a los asesinos del candidato, Rodolfo Torre Cantú, abatido ayer por un grupo armado.

En el Polyforum de Victoria ante simpatizantes y servidores públicos del gobierno del estado, Paredes pidió sobre ponerse a los hechos y continuar en la elección para renovar la gubernatura, alcaldías y Congreso local.

Y también demandó 'respeto a nuestro dolor, a nuestro duelo'.

Dijo a los tamaulipecos que se sienten dolidos y ofendidos por el asesinato, que 'no están solos, el país está de luto, pero creemos que en México hay más gente que quiere el bien'.

/doch