El Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado defendió la Ley de Seguridad Nacional y argumentó que fue construida con el más amplio consenso de los grupos legislativos.

Además, señaló que se construyó con la interlocución de los secretarios de Gobernación, Fernando Gómez Mont y de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván.

El senador del PRI, Fernando Castro Trent, aseveró que las reformas a la iniciativa de la Ley de Seguridad Nacional que envió el Ejecutivo al Congreso, fue negociada directamente.

También dijo que fue discutida hasta concretar su dictaminación, con el comandante supremo de las Fuerzas Armadas y presidente de la República, Felipe Calderón.

" Es decir a través del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, varios de sus subsecretarios y asesores, hasta acordar su presentación al pleno", destacó en un comunicado.

Por eso, "le toca al presidente Felipe Calderón fijar su posición frente a la reforma a la Ley de Seguridad Nacional para que determine si fue debidamente representado por su secretario de Gobernación, o no, si procedió por su cuenta, lo que parece una costumbre".

"Nosotros, los senadores del PRI trabajamos con responsabilidad en una amplia discusión, pero ahora lamentablemente la indefinición de Calderón tiene detenido el proceso legislativo", declaró.

"De igual manera para concretar las reformas, también escuchamos al general secretario de la Defensa en sus planteamientos, al igual que lo hicieron las distintas bancadas, por eso el PAN votó unánime a favor de la dictaminación".

El senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) lamentó que ahora resulta que desde el Ejecutivo haya una indefinición que provoque una parálisis legislativa. Por eso, vale la pena que el presidente externe su posición y se defina, remarcó.

apr