La coordinadora del PRD en la Cámara de Diputados, Verónica Beatriz Juárez Piña, resaltó que de acuerdo con datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), se prevé que el 1.4 millones de estudiantes mexicanos no regresarán a clases en el ciclo escolar 2020-2021, debido a efectos colaterales de la pandemia del coronavirus (Covid-19).

Por ello, exhortó al titular de la Secretaría de Educación Pública, Esteban Moctezuma, y a la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, a que implementen campañas informativas para evitar la deserción escolar de estudiantes en el próximo año lectivo en todos los estados.

La legisladora explicó que, incluso, la Secretaría de Educación Pública (SEP) estima que al menos 800,000 alumnos egresados de secundaria no cursarán estudios a nivel medio superior para el ciclo 2020-2021.

Con base en el PNUD, mencionó que la deserción escolar contribuirá al incremento de las brechas de pobreza, e implicaría un retroceso a las condiciones en que se encontraba el país y los más afectados serán estudiantes de educación básica y las adolescentes de educación media superior.

Mencionó que el Estado Mexicano está comprometido a garantizar el acceso a la educación de las y los ciudadanos, atendiendo las particularidades culturales y étnicas de la población mexicana, lo cual constituye un verdadero reto.

Aunque la legisladora perredista reconoció el esfuerzo del gobierno federal por implementar estrategias de aprendizaje a distancia, aunque lamentó que no todos los estudiantes puedan acceder al programa Aprende en Casa, porque no cuentan con una computadora, internet, señal de televisión, o peor aún, no tienen un televisor.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en su análisis Desarrollo Humano y Covid-19 en México, señaló que “los largos periodos de cierre de escuelas conllevan al posible abandono escolar de las y los estudiantes de condición socioeconómica más frágil, contribuyendo de esta manera al incremento de las brechas de pobreza”.

“Por ello, la lucha contra la deserción escolar implica la lucha conjunta contra todos los factores que la propician, como la pobreza, la exclusión, la drogadicción y la criminalidad”, dijo la coordinadora.

jmonroy@eleconomista.com.mx