La cúpula de la coalición Movimiento Progresista, que postula a Andrés Manuel López Obrador, amplió ante el IFE su queja en la que considera que el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto, rebasó dos veces el tope de gastos de campaña junto con su aliado, el PVEM, por un monto de 717 millones de pesos, cuando lo que establece la ley es 336 millones 112,084.

En conferencia de prensa, acompañado por el líder del PRD, Jesús Zambrano, y el coordinador del Diálogo por la Reconstrucción de México, Manuel Camacho Solís, el representante del PRD ante el IFE, Camerino Márquez, dijo que Enrique Peña Nieto duplicó el tope fijado, por lo que exigieron al Instituto retirar la propaganda que tienen contratada el PRI y el PVEM en materia de anuncios espectaculares, vallas y promocionales en cines. Agregó que tan sólo en este último rubro, el gasto por spots en cines, el PRI y PVEM han erogado 84 millones de pesos durante la campaña.

Anunció que presentarán una apelación ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación luego de que no han tenido ninguna respuesta con respecto a los avances de la investigación a la campaña de Peña Nieto.

Por otra parte, Jesús Zambrano Grijalva comentó que los ataques en contra de Andrés Manuel López Obrador tienen sentido, porque, de acuerdo con sus encuestas, el tabasqueño ya rebasó en la preferencia electoral y ahora está en el primer lugar, con tres puntos de diferencia, sobre Peña Nieto.

Ya estamos arriba en las encuestas. Nosotros mandamos hacer una encuesta (...) en las 117 ciudades principales del país (...) y lo que arroja es que estamos 3.4 puntos porcentuales arriba de Peña Nieto; tenemos 37.6% de preferencia electorales contra 34.2 y 24.6 de Josefina , afirmó.

En tanto, Manuel Camacho Solís dijo que el IFE se encuentra ante evidencias del dispendio en la campaña del PRI-PVEM.

Y luego de que el presidente del IFE, Leonardo Valdés, considerara irrelevante que López Obrador haya revelado un gasto de 181 millones de pesos durante su campaña, Manuel Camacho Solís indicó confiar en que el Instituto tiene que dar un tratamiento jurídico a los datos aportados por el PRD, pero también los gastos de Peña Nieto, con el fin de evitar que se ponga en riesgo la equidad en la contienda presidencial.