El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró, en conferencia de prensa en Palacio Nacional, que el informe que presentó esta mañana el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) muestran que no hay recesión en la economía nacional. Aseguró que es una muy buena noticia porque “despeja el miedo, la intención de crear desconfianza, nosotros no tenemos duda, pero insistir tanto en la recesión si lleva a crear dudas, cierta incertidumbre; nosotros sabemos que está bien la economía, que va bien el país”, destacó. Aseguró que esto demuestra que con austeridad se puede crecer.

Cabe destacar que el informe del Inegi mostró que en el segundo trimestre de 2019, el Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 0.1% frente al trimestre previo e incrementó 0.4% en su referencia anual.

López Obrador consideró que falló el pronóstico de los analistas financieros que esperaban una recesión. Dijo que mantiene su perspectiva de que la economía crecerá 2% al final de este año.

Aunque la Secretaría de Hacienda admitió un subejercicio de 174,000 millones de pesos en el primer semestre del año, el Presidente dijo que él tiene otra información, ya que se ha ejercido el gasto para apoyo social. Indicó que el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, dará este miércoles una conferencia de prensa para dar detalles de las finanzas públicas y el comportamiento internacional de la economía.

El primer mandatario indicó que el proyecto de Ley de Ingresos 2020 no contempla aumento de impuestos, precio de gasolina y deuda pública.

Por otro lado, López Obrador anunció que solicitó al consejero jurídico de la Presidencia, Julio Scherer, y la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que elaboren una iniciativa de ley de amnistía para que se presente con calidad de preferente a partir del próximo periodo ordinario de sesiones en el Congreso. Destacó que se cuidarán las reglas para que la liberación sea en casos específicos de injusticias.

“No es conmigo, es con la ley y con la Fiscalía”, dijo el presidente López Obrador luego de que el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, y el empresario Alonso Ancira, aseguraron que son víctimas de persecución política. López Obrador afirmó que esta cumpliendo su promesa de que no habría persecución política contra expresidentes y exgobiernos, únicamente —dijo— dejó de haber impunidad.