La Procuraduría General de la República (PGR) y autoridades de Estados Unidos desarticularon una red de trata de personas con fines de explotación sexual, integrada en su mayoría por miembros de una familia, que llevaba al menos 10 años en esa actividad.

El titular de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), Cuitláhuac Salinas Martínez, dio a conocer que las víctimas fueron rescatadas de Nueva York, a donde fueron llevadas con engaños.

Detalló que los presuntos tratantes de personas convencieron a las mujeres de vivir con ellos en Tenancingo, Tlaxcala, para después llevarlas a territorio estadounidense de manera ilegal.

El subprocurador expuso que la organización criminal estaba conformada por integrantes de la familia Granados, de acuerdo con la Homeland Security Investigations (HSI) en Nueva York.

A partir de la denuncia, la PGR cateó varios inmuebles en el municipio San Miguel Tenancingo, Tlaxcala, y detuvo a Antonio Lira Robles, quien contaba con una orden de aprehensión con fines de extradición.

Salinas Martínez informó que este sujeto se encuentra en el Reclusorio Norte a disposición del Juzgado 18 de Distrito de Procesos Penales Federales, por su probable responsabilidad en los delitos de lenocinio, trata de personas y delincuencia organizada.

El gobierno de Estados Unidos rescató una víctima que fue llevada por Lira Robles y detuvo a Eleuterio Granados Hernández, Paulino Ramírez Granados, Angel Cortés Granados, Raúl Granados Rendón, Magdalena Hernández Maximiliano, Marina Granados Rendón y Jacinta Rojas, quienes se encuentran sujetos a investigación.

En México, la Procuraduría General de la República detuvo a Francisca Granados Rojas, Pedro Ramírez Lira y Salvador Sebastián Granados.

Además existen órdenes de aprehensión contra Damián Sebastián Martínez, Jaime Granados Rendón, José María Granados Rojas y María Beatriz Rendón Corona, por quienes se ofrece una recompensa de un millón de pesos.

La desarticulación de este grupo criminal se logró a partir de una denuncia del agregado del Immigration and Customs Enforcement de la Embajada de Estados Unidos en México, con lo que la PGR tomó conocimiento de los hechos a través de la Unidad Especializada en Investigación de Tráfico de Menores, Indocumentados y Órganos.

MIF