El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, se comprometió a investigar a José Luis Hernández Rivera, director de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, quien de acuerdo con sicarios de Guerreros Unidos infiltraba a gente de Los Rojos en las marchas que realizaban los estudiantes de esa escuela.

El procurador aseguró que en su declaración ministerial, el sicario de Guerreros Unidos, Felipe Rodríguez, El Cepillo, dijo que: Un señor del grupo de Los Rojos, que opera en Morelos, le pidió al director de la escuela (Hernández Rivera) que le hiciera el trabajo de boicotear el destape de María de los Ángeles Pineda como candidata a la Presidencia municipal de Iguala.

Sin embargo, el procurador -en diversas entrevistas radiofónicas-aseveró que al tratarse de una denuncia de oídas, el valor jurídico es muy bajo , aunque prometió una investigación: nosotros vamos empezando a ver qué de cierto tiene .

Esa declaración de El Cepillo se suma a la del también sicario de Guerreros Unidos, Jonathan Osorio Gómez El Jona, quien en un video presentado el martes por la PGR aseguró que identificó entre los normalistas asesinados a algunos que eran infiltrados de Los Rojos, aunque esta versión fue descartada por el procurador .

Osorio Gómez explicó en el video que, una vez trasladados al basurero de Cocula la madrugada del 27 de septiembre, preguntaron a unos 15 o 18 los estudiantes -que llegaron aún con vida- si formaban parte del grupo antagónico de Los Rojos.

Aseguró que tres normalistas: Jorge Luis González Parras, El Flaquito; Bernardo Flores Alcaraz, El Cochiloco; y Miguel Ángel Hernández Martínez, El Patilludo, confesaron pertenecer a Los Rojos.

Detalló que a éste último, le pidieron que dijera lo que sabía: Él dijo que el mentado Cochiloco y el director (Hernández Rivera) hacían las marchas, y a través de las marchas, se metía a la gente, que son los contras, Los Rojos , aseguró El Jona.

El director José Luis Hernández Rivera negó ser parte de la estructura de grupo criminal de Los Rojos y se dijo dispuesto a presentarse a declarar ante la PGR, aunque dijo que las declaraciones de un delincuente no tienen valor moral.

Nunca acompañó la búsqueda

Desde la desaparición de los 43 estudiantes la madrugada del 27 de septiembre, el director de la Normal de Ayotzinapa, José Luis Hernández Rivera, sólo ha aparecido en un par de ocasiones. Nunca en acompañamiento a los padres de los estudiantes desaparecidos y asesinados.

Nombrado por el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, el director de la Normal -un sociólogo de 62 años- concedió un mes después de la desaparición de los estudiantes una entrevista al diario español El País, donde declaró: Aquí hemos tenido de siempre soledades, tristeza, pero nunca algo así. Es la tragedia de mi vida, el holocausto. Lo peor .

La segunda vez que se supo del director de la Normal fue el pasado 22 de enero, cuando se reunió con el secretario de Educación de Guerrero, Salvador Martínez della Rocca, a fin de acordar mejoras para la escuela.

Pase a que a El País le dijo que estaba obsesionado por encontrar a los normalistas, Hernández Rivera no participó en ninguna de las marchas convocadas por los padres de los normalistas, ni en las reuniones de los padres con el gobierno federal, ni los acompañó en conferencias de prensa.

Murillo, obligado a investigar

El procurador Murillo Karam está obligado a despejar dudas sobre el papel del director de la Normal de Ayotzinapa, porque de no hacerlo, los 99 detenidos por los hechos de Iguala podrían alegar que no tuvieron un debido proceso y quedar libres, alertó Felipe González, ex ex secretario de Gobernación. Afirmó que la PGR no tendría que abrir una nueva investigación, sino que sería un complemento de la actual.