La Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA, por sus iniciales en inglés) señala que la Procuraduría General de la República (PGR) ha fracasado en investigar y perseguir casos de violaciones a derechos humanos cometidas por soldados contra civiles, a pesar de las reformas legales para que estos casos se investiguen en el sistema de justicia civil en vez del sistema militar.

El reporte, publicado este martes destaca que la gran mayoría de las investigaciones que han sido iniciadas son contra soldados de bajo rango y no contra sus superiores jerárquicos y que, a pesar de que hay evidencia de que oficiales militares de alto rango han emitido órdenes abusivas y violentas en contra de civiles, no han respondido por sus acciones.

“La supervisión civil de las fuerzas armadas es esencial en cualquier democracia y, sin embargo, la PGR no ha responsabilizado a los militares por violaciones a derechos humanos. Esto es particularmente importante dada la dependencia del gobierno en los soldados para patrullar las calles y su insistencia en que mantengan un papel central en la lucha contra la delincuencia organizada”, dijo Ximena Suárez-Enríquez, Asociada para México de WOLA y autora principal del informe. 

En texto, titulado “Justicia olvidada: La impunidad de las violaciones a derechos humanos cometidas por soldados en México”,  se puntualiza que la  PGR inició 505 investigaciones de abusos cometidos por militares entre el 2012 y el 2016, y  sólo hay registro de 16 sentencias condenatorias para esos casos.

“Por demasiado tiempo los políticos mexicanos se han apoyado en el Ejército para acabar con la inseguridad y combatir a la delincuencia organizada  sin responder por las consecuencias de esas decisiones. En un momento en que el Congreso Mexicano todavía está considerando aprobar legislación que validaría la participación militar en tareas de seguridad pública, tienen que rendir cuentas por los costos humanos de la militarización”, dijo, por su parte,  Maureen Meyer, Coordinadora Principal del Programa de México de WOLA.

ana.langner@eleconomista.mx