Vía el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el ejercicio fiscal del 2020, el presidente Andrés Manuel López Obrador busca acumular 402,000 millones de pesos e invertirlos en “programas sociales” para los que no existen reglas de operación ni los padrones públicos de beneficiarios, denunció Juan Carlos Romero Hicks.

¿Cuál es la estrategia efectiva para disminuir la pobreza y la desigualdad?, es una más de las preguntas que quedan en el aire”.

El coordinador del grupo parlamentario de PAN en la Cámara de Diputados dijo percibir una maniobra que busca “socavar” o diluir organismos constitucionales autónomos como el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Por ello, anticipó, los diputados panistas integrantes de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública, el grupo de trabajo plural que deberá aprobar el dictamen correspondiente, combatirán el proyecto electorero del Ejecutivo federal de distribución del gasto público con la convicción de representar la voz de millones de mexicanos que quieren evitar el desmantelamiento del Estado solidario y promotor del desarrollo y el crecimiento económico.

“Vamos a dar la batalla para que haya más recursos al campo para cubrir, por ejemplo, las necesidades para sanidad, seguros de gastos catastróficos y comercialización de su producción, entre otros rubros vitales para la autosuficiencia alimentaria de México”.

Si bien es importante apoyar regiones atrasadas del país, es igualmente vital canalizar recursos en áreas que generarán mayor recaudación como el turismo, industria automotriz, minería e industria en general, consideró, porque cerrar la llave a dichos ramos impactará en la recaudación de impuestos.

De cara a uno de los mayores retos económicos y sociales que enfrenta el país, amplió el guanajuatense, el PEF 2020 no puede tener metas más importantes que la atención a la pobreza y la desigualdad, el desarrollo municipal y estatal, el campo y la seguridad.

Desde su óptica, más allá de los objetivos particulares, clientelares y de lucimiento que pretenden ser las obras que distinguirán el sexenio, las necesidades no pueden ocultarse en materia educativa, de salud, economía familiar, obras y servicios municipales.

Si realmente la autoridad pretende responder y corresponder con eficacia a sus votantes, no es con el llamado austericidio como se va a atender la escasez de medicinas, de apoyos a la ciencia y la tecnología, a la economía familiar y al mejoramiento del universo más cercano a la gente como lo es el municipio, que cubre las necesidades básicas, puntualizó.

“Las cifras cada vez más negativas del crecimiento económico reclaman una recuperación basada en la confianza para invertir, generar empleos e impulsar a la pequeña y mediana empresa”.

Romero Hicks anunció que el PAN está listo para votar por mejores condiciones de inversión, empleo, mayor ingreso familiar y de calidad de vida de los mexicanos.

Comentó que como integrante de la Junta de Coordinación Política (JCP) de la Cámara Baja, ha participado en las reuniones de trabajo realizadas con múltiples grupos sociales y productivos y percibido la urgencia de una estrategia que rescate a México de la recesión y el desempleo.

“En estos días he atestiguado el clamor de los productores del campo que están afuera de la Cámara de Diputados, de muy diversa filiación política, y que la cuarta transformación, de un plumazo, los eliminó de los programas de apoyo y fomento a la producción agropecuaria”.

Informó que los requerimientos de los productores del campo de todo el país son del orden de 70,000 millones de pesos, mientras que la propuesta presupuestal del Ejecutivo Federal quiere llevar el dinero prioritariamente a sus programas emblemáticos como el Tren Maya, la refinería de Tabasco o las entregas de dinero a la población sin lógica distributiva.

“No puede soslayarse la importancia que tienen los apoyos a la comercialización en estados como Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Chihuahua, Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Baja California y Zacatecas, cuando ahí se produce el 70% de los granos en el país”.

Finalmente, dijo que los panistas ven en la asignación del presupuesto del próximo año el acento político del gobierno lopezobradorista para ir aplanando el camino hacia las elecciones federales de medio término, a celebrarse en el 2021.

Para 2020, el gasto federalizado destinado a los estados representa el 30% del gasto neto total, empero no es equitativo toda vez que en su mayoría beneficia por mucho a los estados gobernados por (el partido Movimiento Regeneración Nacional) Morena, siendo la distribución adversa para las entidades de otros partidos, sin importar su densidad poblacional”.

[email protected]