El PAN y PRD presentaron ante el Tribunal Federal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sus impugnaciones en contra de la resolución del Instituto Federal Electoral (IFE) que dejó sin sanción a la campaña PRI-PVEM por la triangulación de dinero en las tarjetas Monex.

En recursos por separado, el PAN y PRD pidieron a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación ordenar al Consejo General del IFE emitir una nueva resolución en ese caso, para clarificar el origen y destino final de los recursos fondeados a las tarjetas Monex.

Ambos partidos coincidieron en estimar como ilegales las aportaciones que hizo el PRI mediante celebración de contratos con empresas mercantiles como Alkino Servicios y Calidad SA de CV, con la finalidad de adquirir monederos electrónicos del banco Monex.

Aunque el IFE consideró que la triangulación de dinero no fue ilegal y, por lo tanto no sancionó al PRI, Acción Nacional y el sol azteca argumentaron a los magistrados que debe sancionarse la triangulación de dinero a través de Grupo Comercial Inizzio SA de CV, Comercializadora Atama SA de CV, Alkino Servicios y Calidad y, finalmente, banco Monex.

El PRD estimó en 150 millones el monto total de recursos financiados a los monederos Monex, y no los 66 millones 326,300 pesos que la Unidad de Fiscalización del IFE determinó como monto financiado.

Ambos partidos coincidieron en los argumentos que dieron la semana pasada los consejeros electorales Benito Nacif, Lorenzo Córdova, María Marván y Alfredo Figueroa, quienes consideraron que no quedó claro el destino final del crédito de 66 millones 326,300 pesos que el PRI solicitó a la empresa Atama.

El PAN y PRD dijeron además no coincidir en el argumento que ofreció el PRI, en el sentido de que las tarjetas fueron repartidas entre los representantes generales del tricolor para organizar y coordinar estructuras para auxiliar y reclutar a representantes generales.

Los partidos inconformes en que el Instituto Federal Electoral haya eximido de responsabilidades al PRI coincidieron en sus informes en que la Unidad de Fiscalización del IFE no fue exhaus­tiva en sus investigaciones.

En particular, dijeron que es irregular e ilegal que un partido celebre contratos con una empresa mercantil como la Unidad de Fiscalización, quien determinó que existieron contratos de prestación de servicios, mutuo, comisión mercantil que cada empresa mencionada y el PRI.

Dijeron no coincidir con la Unidad de Fiscalización del IFE, en el sentido de que su procedimiento de revisión de informes de campaña constituye un gran procedimiento de fiscalización, auditoría y verificación exacta de gastos de campaña y en el que se reflejan las erogaciones declaradas por el PRI.

El PAN y el PRD refrendaron ante los magistrados en sus escritos que debe considerarse como sancionable la conducta del PRI, pues consideraron que una triangulación de esa naturaleza no puede ser exonerada.

[email protected]