El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín (PRI), acusó que la bancada del PAN de pretender el nombramiento de un “auditor carnal”, a pesar de que en septiembre acusaban al gobierno federal de pretender el nombramiento de un “fiscal carnal”.

Los diputados federales buscarán, alcanzar un acuerdo para destrabar la discusión y votación en el pleno de la terna para el nombramiento de un nuevo titular de la Auditoría Superior de la Federación (ASF). Sin embargo, los legisladores no descartan sesionar mañana viernes 15 de diciembre en caso de no encontrar hoy el acuerdo.

El diputado presidente Jorge Carlos Ramírez Marín reconoció que la conformación de las coaliciones Por México al Frente entre PAN, PRD y MC, así como la coalición Juntos Haremos Historia entre Morena y Encuentro Social, ha puesto a los legisladores en una dinámica electoral que impacta negativamente en los trabajos legislativos. “El interés electoral tiene más peso que el interés legislativo”, reconoció.

Instó a “los señores diputados dejen el tema de sus frentes y vengan a hacer su trabajo como les manda el Reglamento de la Cámara de Diputados y como ordena la Ley Orgánica del Congreso General”.

Dijo que la bancada del PAN “es el más interesado en el (nombramiento de un) auditor carnal”, y cuestionó que por “capricho” haya desconocido la votación de sus diputados la semana pasada en la Comisión de Vigilancia, en donde se avaló por unanimidad la terna para elegir a un nuevo Auditor.

Ramírez Marín recordó que, al cierre del periodo ordinario de sesiones, entre hoy y mañana, no sólo está en juego que se destrabe el nombramiento del Auditor, sino también 21 dictámenes de leyes y reformas, y a la espera de que el Senado turne la minuta de la Ley de Seguridad Interior.

jmonroy@eleconomista.com.mx