Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador sugirió esta mañana que legisladores del PAN recibieron sobornos por parte del ex director de Pemex, Emilio Lozoya, para aprobar la reforma energética, la dirigencia nacional del Partido Acción Nacional le pidió presentar pruebas, y exhortó a que la investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) respete el debido proceso y la presunción de inocencia.

“Quien acusa está obligado a probar. Hasta el momento solo son dichos de un presunto criminal (Lozoya) que podría acusar a los adversarios del gobierno federal, con tal de salvar su situación jurídica como indiciado. Por esa razón, Acción Nacional exige a las autoridades que se conduzcan con legalidad, que aporten las pruebas, que hagan justicia de manera pronta y expedita, para deslindar responsabilidades”, planteó.

“En todos los casos se debe respetar la presunción de inocencia y cuidar el debido proceso. En este caso no se está haciendo ni una ni otra”, añadió.

En un comunicado, el PAN sostuvo que no consentirá ninguna ilegalidad cometida por ninguna persona, como tampoco permitirá que se use la justicia como instrumento de propaganda para dañar al partido, “ni el buen prestigio de nuestros liderazgos”.

Argumentó que los legisladores de Acción Nacional no tenían que ser convencidos de la reforma energética, ni de su legislación secundaria, “ya que siempre hemos estado a favor de abrir la inversión, modernizar y hacer más competitivo el sector energético, impulsando las energías limpias y renovables”.

La dirigencia nacional del PAN que encabeza Marko Cortés expresó su compromiso con el combate a la corrupción del pasado, pero advirtió que también deben investigarse los casos del presente, “porque ya son muchos los hechos de presunta corrupción por parte de miembros del equipo cercano al Presidente y en todos los casos el gobierno se ha hecho de la vista gorda”.

Finalmente, el partido blanquiazul consideró que las primeras declaraciones de Emilio Lozoya, que fueron dadas a conocer por el presidente López Obrador, “pretenden ser un distractor y la cortina de humo perfecta ante el fracaso del gobierno en la economía, con el creciente desempleo, la pésima gestión ante el Covid-19 y las muertes que pudieron evitarse, así como su fracaso ante el combate a la inseguridad”.

jmonroy@eleconomista.com.mx