El PAN en la Asamblea Legislativa aseguró que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGDF) presenta diversos pendientes en materia de reducción de índices delictivos, corrupción de funcionarios, derechos humanos y de atención e infraestructura de ministerios públicos.

El diputado local del PAN, Carlo Pizano, advirtió que la percepción que los ciudadanos tienen respecto a la seguridad y la procuración de justicia que se administra en la ciudad es mala.

Por ello, exhortó a su nuevo titular, Jesús Rodríguez Almeida a enfocar sus esfuerzos para fortalecer el funcionamiento de la dependencia.

"De acuerdo con la encuesta que la Procuraduría realiza a través de su propio portal de internet, esta obtuvo una calificación reprobatoria en cuanto a la atención de víctimas del delito. En una evaluación sobre sus servicios y la cultura de la denuncia, la Procuraduría presentó la peor calificación", dijo.

El también vicepresidente de la Comisión de Administración y Procuración de Justicia precisó que en materia de derechos humanos, la PGJDF no ha acatado las 42 recomendaciones que la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal ha emitido.

Por otra parte, indicó, resulta fundamental que exista una mayor transparencia en los procesos e investigaciones que el órgano lleva a cabo, así como de la aplicación de los recursos que tiene a su disposición.

Respecto a las Agencias del Ministerio Público, Pizano Salinas solicitó a Rodríguez Almeida mejorar su infraestructura y funcionamiento, a fin de que sean respetados los derechos humanos fundamentales tanto de las personas puestas a disposición, como de las víctimas y familiares que acuden a ellas, pues carecen de los elementos más básicos para un trato digno.

En cuanto a la implementación del Nuevo Sistema Acusatorio, el legislador panista destacó la necesidad de llevar a cabo la profesionalización y capacitación de todo el personal sustantivo ministerial, policial, pericial y de confianza que opera la Procuraduría.

Asimismo, demandó un seguimiento de cada uno de los casos en que se ven involucrados funcionarios de la administración capitalina, para que en su caso se apliquen las sanciones que establece la Ley de Responsabilidad de Servidores Públicos.

Recordó que Rodríguez Almeida es el tercer procurador de la administración de Marcelo Ebrard, cargo que ocuparon Luis Genaro Vázquez Rodríguez y Miguel Angel Mancera, quien entre los ilícitos de alto impacto que su administración vio crecer fue el robo violento a casa habitación y el robo a transeúnte en vía pública.

El primero aumentó 46%, al pasar de 570 denuncias en 2008 a 834 en 2011, mientras que el segundo, uno de los ilícitos menos denunciados, pasó de 13,196 casos a 16,801, para un crecimiento de 27 por ciento.

"El fraude fue uno de los delitos no violentos que tuvo un incremento notorio, del 89.5%. En el 2008 se denunciaron 6,686 casos para pasar a 12,672 en 2011, por lo que son muchos los retos que el nuevo procurador tendrá al frente de la dependencia", finalizó.

MIF