La Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos (GANHRI, por su sigla en inglés), creada a instancia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y que es integrada por los ombudsperson del mundo,  y el Instituto Internacional del Ombudsman (IIO), expresaron su preocupación y rechazaron las descalificaciones y comentarios pronunciados por el gobierno mexicano contra la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

A través de un comunicado, los organismos internacionales explicaron que la CNDH cumple con su mandato constitucional como instancia independiente en la protección de los derechos humanos y que las observaciones negativas realizadas por el presidente Andrés Manuel López Obrador se perciben internacionalmente como falta de respeto hacia la institución y a los derechos fundamentales de las y los mexicanos.

“Es inevitable que en el desempeño del trabajo del Defensor del Pueblo, se produzcan recomendaciones que sean críticas de las acciones de los órganos gubernamentales. En una democracia, existe la expectativa de que tales críticas sean consideradas y puestas en práctica”, consideraron.

La GANHRI subrayó que si bien en los escenarios democráticos es natural este tipo de diferencias, es importante que el Poder Ejecutivo promueva los espacios de diálogo para el manejo de dichas diferencias, y destacó la importancia de que actos como la entrega del Informe Anual de la CNDH sean asumidos por la máxima autoridad del Estado.

Finalmente, exhortaron a las autoridades mexicanas a acatar los compromisos internacionales asumidos con el fin de proteger y reconocer la función, atribuciones y mandato constitucional de la CNDH.