La Procuraduría General de Justicia de Veracruz ordenó el arresto de policías municipales por la sospecha de que pudieron haber participado en la desaparición el viernes pasado del periodista Moisés Sánchez Cerezo, director y editor del periódico La Unión, un medio crítico que reporta hechos de violencia derivados del narcotráfico en este municipio.

Moisés Sánchez Cerezo se encontraba el viernes en su casa en el municipio de Medellín de Bravo, cuando hombres armados entraron hasta su domicilio y lo sacaron con violencia y se llevaron su computadora, cámara y celular, de acuerdo con la reconstrucción que hizo la ONG internacional Artículo 19, con base en los testimonios.

Como parte de las investigaciones de la desaparición de Moisés Sánchez Cerezo, policías municipales de Medellín de Bravo fueron retenidos y sujetos a investigación en los primeros minutos de hoy , informó la Procuraduría General de Justicia de Veracruz en un comunicado, aunque no precisó el número de elementos policiacos detenidos.

Esta orden de retención permitirá a las autoridades ministeriales enriquecer las investigaciones para esclarecer la desaparición , destacó la Procuraduría.

La dependencia de justicia veracruzana aseguró: Desde el momento en que se tuvo noticia de la desaparición, la PGJ activó todos los protocolos para su búsqueda y localización, en coordinación con otras fuerzas de seguridad estatales y federales .

Moisés Sánchez Cerezo, como director y editor del periódico La Unión, no percibe ingresos, por lo que se ayuda a él y su familia como operador de un taxi en el municipio. El gobernador de Veracruz, Javier Duarte, se reunió con sus familiares el domingo pasado para comprometer una investigación de su gobierno por el hecho y dar con el paradero del comunicado.

Según Reporteros sin Fronteras, México encabeza la lista de los países más peligrosos para el ejercicio periodístico de América Latina, con 81 periodistas asesinados entre enero del 2000 y septiembre del 2014. En el caso de Veracruz, de acuerdo con la organización Artículo 19, es uno de los estados más peligrosos del país para ejercer el periodismo, con al menos 15 comunicadores asesinados y otros cuatro desaparecidos desde el 2000.

[email protected]