La Auditoría Superior de la Federación (ASF) determinó que el Instituto Federal Electoral (IFE) debe reintegrar los 348.3 millones de pesos, con sus respectivos intereses, que se destinarían al Fondo de Modernización Inmobiliaria, que al 31 de diciembre del 2010 no se había constituido.

De acuerdo con el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2010 entregado a la Cámara de Diputados, la autorización para crear el referido fondo fue irregular ya que no se debían destinar recursos del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2010 para la adquisición de inmuebles.

Y es que si bien el IFE determinó crear el fondo desde el 20 de diciembre del 2010 con el fin de llevar a cabo las acciones del Plan Inmobiliario 2010-2011 para la construcción, adecuación, remodelación, ampliación y adquisición de inmuebles, al finalizar ese año no se había constituido y, pese a ello, la autoridad electoral registró los recursos del supuesto fondo como presupuesto devengado, ejercido y pagado sin existir una obligación de pago a terceros.

En total, el ente fiscalizador practicó tres auditorías al IFE: a la verificación y monitoreo de los tiempos oficiales en materia electoral, al Sistema Integral para la Gestión Administrativa y al Fondo de Modernización Inmobiliaria.

Pese a todo, Juan Manuel Portal Martínez, auditor superior de la Federación, afirmó que las irregularidades detectadas no afectan el desarrollo del proceso electoral que se va a realizar este año .

[email protected]