Silao, Gto. El Papa Benedicto XVI dejó ayer el país, pero antes llamó a los mexicanos a no ceder a la mentalidad utilitarista, a no dejarse amedrentar por las fuerzas del mal y a ser valientes.

En el Aeropuerto Internacional de Guanajuato, Benedicto XVI pidió no dar cabida a la mentalidad utilitarista, pues termina por sacrificar a los más débiles e indefensos. He sido testigo de gestos de preocupación por diversos aspectos de la vida en este amado país, unos de más presente relieve y otros que provienen de más atrás, y que tantos desgarros siguen causando , expuso frente a católicos, entre ellos Margarita Zavala, gobernadores e integrantes del gabinete federal.

El presidente Felipe Calderón pidió al Papa abogar siempre por México y llevar consigo las lágrimas de las personas consoladas y las preocupaciones cotidianas de quienes padecen pobreza, marginación o violencia.

Comentó que la visita del Pontífice ha colmado a los mexicanos de esperanza y confía en que su mensaje evite que los jóvenes caigan en la ambición del dinero fácil e ilimitado, a través de caminos falsos de violencia o delincuencia.

Esperamos, sinceramente, que los mexicanos trabajaremos unidos para legar, como herencia, un mundo mejor, sin envidias ni divisiones, como usted lo ha señalado. Paz, concordia, justicia y solidaridad , sentenció.

El Mandatario dijo que espera que Benedicto XVI haya constatado que el pueblo mexicano, a pesar de las circunstancias, no está desesperanzado.

El sucesor de San Pedro exigió a los católicos hacer el bien común y ser buenos ciudadanos, en un esfuerzo solidario que permita a la sociedad renovarse desde sus fundamentos para alcanzar una vida digna, justa y en paz para todos .

Besan el anillo

Los mariachis tocaban Las Golondrinas mientras Benedicto XVI daba la última bendición en la puerta del avión que lo llevaría a Cuba.

El presidente Calderón lo despidió con un apretón de manos y una inclinación de la cabeza, pero Margarita Zavala lo hizo con un beso en el anillo papal.

Zavala no fue la única. El gobernador de Guanajuato, Juan Manuel Oliva, fue el primero en besar el anillo del pescador.

En el 2002, cuando el expresidente Vicente Fox besó el anillo de Juan Pablo II fue un escándalo, pues como Jefe de Estado el guanajuatense debía separar sus preferencias religiosas.

Ayer, al despedirse del Papa, el diputado Guadalupe Acosta Naranjo aprovechó para dar dos apretones de mano al Presidente, en pago por el que no le dio el viernes.

[email protected]