Con la pura presión que ejercieron fue suficiente. Ni siquiera hubo necesidad de que la treintena de legisladoras del PAN y el PRD, que se arremolinó en la zona que ocupan los integrantes de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados cuando iniciaba la sesión del pleno cameral, tomara la tribuna para obligar a los coordinadores de los grupos parlamentarios a acordar la inmediata discusión y aprobación de la nueva ley contra la trata de personas.

De paso, panistas y perredistas exigieron también debatir en tribuna el tema de los feminicidios en México, el de las muertes violentas y los asesinatos de mujeres. Las priístas apoyaron la petición sobre la referida ley, pero no la de entrar a un debate que no estaba contemplado en el orden del día.

La falta de acuerdos y el desorden en el salón de sesiones obligó a decretar un par de recesos. El alboroto empezó con un reclamo de la priísta Diva Hadamira Gastélum, el cual desencadenó la protesta de diputadas de todos los partidos políticos, a su correligionario Francisco Moreno Merino, quien en días pasados hizo comentarios que las legisladoras consideraron ofensivos.

Y es que durante la comparecencia del Director del ISSSTE y sin que viniera al caso, el priísta refirió: No hay caballo fino que no tire a mula; mujer bonita que no llegue a ser meretriz ni hombre bueno que no tire pelo . Ayer, en medio de la tormenta el morelense ofreció disculpas:

Con toda humildad les ofrezco una disculpa a las damas que pude haber ofendido con mis palabras. No era mi intención... esta frase es una frase histórica... merecen, merecerán siempre todo mi respeto, señor Presidente .

[email protected]