El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que las obras de construcción del Aeropuerto Internacional en Santa Lucía (AISL) comenzarán de inmediato, y este quedará totalmente terminado en 2021.

Durante su conferencia matutina en Palacio Nacional, previo a conocerse que el juez Quinto de Distrito en Materia Administrativa de la Ciudad de México, Juan Carlos Guzmán Rosas, revocó la primera suspensión que impedía las obras del AISL, el presidente López Obrador solicitó a los jueces resolver en definitiva sobre los amparos interpuestos por el colectivo No Más Derroche y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

“Sería muy bueno que lo más pronto posible se resuelva lo de los amparos para que podamos construir el aeropuerto en Santa Lucía y cumplamos con los tiempos”, sostuvo.

“Y estoy seguro que una vez que se resuelvan los amparos, va a iniciar el trabajo, ya están todos los proyectos; y vamos avanzar mucho y vamos a cumplir con el compromiso de que en el 21 esté construido el nuevo aeropuerto”, añadió López Obrador.

El Presidente dijo confiar en los ingenieros de la Secretaría de la Defensa Nacional a quienes les encargó las obras del AISL.

Insistió en que la construcción del aeropuerto civil en la base militar de Santa Lucía generará ahorros en comparación con el costo del Nuevo Aeropuerto Internacional de México en Texcoco. Incluso, el mandatario dijo que el ahorro será tomando en cuenta las indemnizaciones que pagó el gobierno a los contratistas de Texcoco.

“Nos vamos a ahorrar más de 100,000 millones de pesos; de la que nos salvamos, porque ese proyecto de construir el aeropuerto en el lago de Texcoco era ir al despeñadero, nos iba a llevar a desbarrancarnos. ¡Imagínense! Tenían estimado que iba a costar 300,000 millones; lo que nosotros vamos a ejercer aun pagando a las compañías constructoras, los bonos, va a ser la mitad de eso. Por eso hablo de un ahorro de 100,000 millones, pero al final vamos a ahorrar mucho más; y eso si se cumplía el estimado de 300,000 millones”, expuso.

El presidente López Obrador secundó al secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, en que es imposible preservar las obras realizadas en Texcoco.

“Lo que existe, si no se le daba mantenimiento permanente, si no se le mantuviera rellenando constantemente, iba a desaparecer, se hunde”, dijo.

“A mí me gustaría que se vaya a Texcoco, de la Ciudad de México vayan a Texcoco y ahí donde iban a construir el aeropuerto vean cómo está el camino, los hundimientos que tiene el camino, toda esa zona, es como la calzada Zaragoza, constantemente hay hundimientos”, argumentó.

Finalmente, el Presidente insistió en su idea de que el sitio donde se construía el NAIM se adecue para crear el parque ecológico Lago de Texcoco.

“Por eso vamos a recuperar el lago, que sería lo mejor desde el punto de vista también ambiental, ecológico; y es un vaso de regulación natural de las aguas para evitar inundaciones.

“Ahí se puede llevar a cabo una obra de mejoramiento hidráulico, lo que fue la Comisión del Lago de Texcoco, con el ingeniero Cruickshank, los que tienen más edad saben de esto, lo que se invirtió ahí para recuperar toda esa zona, muchísimo dinero se invirtió para recuperar el lago de Texcoco, el lago Nabor Carrillo, que estaba a punto de desaparecer. Entonces, vamos a convencerlos de que eso es lo mejor y que ya no haya caprichos, que se serenen”, planteó.

[email protected]