Al cumplirse seis meses de los terremotos que afectaron al país, el candidato presidencial de la coalición Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que integrantes de su eventual gabinete, elaboran un plan para la reconstrucción de viviendas que no han podido ser redificadas. “No es populismo, es humanismo”, dijo el candidato.

En un video difundido en sus redes sociales, el abanderado presidencial dijo que nombró a Román Meyer, quien sería el titular de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Territorial en caso de que gane las elecciones, para que elabore junto con el arquitecto David Cervantes, el plan de reconstrucción.

“No están solos los damnificados, vamos a apoyarlos. Vamos a construir viviendas, vamos a apoyar a la gente que no tiene para pagar un crédito. No puede pedírsele a la gente que pague un crédito cuando vive al día. La justicia es darle más al que tiene menos. No puede haber trato igual entre desiguales. El gobierno tiene que darle la mano al que necesita. Esto no es populismo, es humanismo y se llama justicia social”, aseveró.

López Obrador presentó un informe del fideicomiso 73803 que creó el partido Morena en el Banco Afirme, para destinar 103 millones de pesos de recursos de financiamiento de ese partido en donaciones a damnificados. Mencionó que en total se han entregado 21,441 apoyos personales de 2,600 pesos, que implican recursos por 51 millones 458,400 pesos, los cuales han sido repartidos en Oaxaca, Ciudad de México, Morelos, Puebla, Guerrero y Estado de México.

jmonroy@eleconomista.com.mx