El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES) afirmó que será una decisión del aspirante del PRI, José Antonio Meade, el declinar o no, aunque expresó que sería inútil, porque el también abanderado Ricardo Anaya no crece en la intención del voto.

“Espero que Meade pierda con dignidad, que no se someta. Además, es inútil, porque Anaya no representa nada. Anaya no crece”, manifestó el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia.

Luego de un mitin en Zongolica, Veracruz, López Obrador añadió que en caso de una declinación, los priistas y panistas inconformes se sumarían a su proyecto.

“No tienen salida. Yo lamento mucho la situación en que están. Lo que tienen que hacer es ya prepararse psicológicamente y decir: vamos a que en México haya democracia, que en México se respete la voluntad del pueblo”, mencionó.

El tabasqueño reveló una supuesta reunión hace aproximadamente un mes, entre empresarios y Ricardo Anaya, para tratar de acordar un apoyo a este último, a cambio de que el panista le “bajara” a su amenaza de meter a la cárcel al presidente Enrique Peña Nieto.

Luego de que Javier Lozano, vocero de la campaña presidencial de José Antonio Meade, reveló que existen presiones por parte de empresarios para que su candidato decline por Anaya, López Obrador secundó esa situación, y dijo tener información de una reunión entre Ricardo Anaya y los empresarios Alberto Baillères González; Claudio X. González Laporte; Germán Larrea Mota; Eduardo Tricio Haro y Alejandro Ramírez, además del panista Diego Fernández de Cevallos y el expresidente Vicente Fox.

“Le dijeron (a Anaya) que le bajara a la amenaza de que iba a meter a la cárcel a Peña, porque eso tenía molesto a Peña, y por eso no se hacía el acuerdo. Y entonces Anaya les pidió ayuda a este grupo (para) que le ayudaran para convencer a Peña de que la única manera de ganarnos era con la unidad y apoyándolo”, aseguró.

[email protected]