El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el martes que su país ha seguido las trágicas noticias de estudiantes mexicanos muertos en una aparente masacre a manos de sicarios del narcotráfico y dijo que está comprometido a ayudar a eliminar a los cárteles de la droga.

El presidente Barack Obama calificó de "trágico evento" la desaparición de 43 estudiantes en México y respaldó las medidas adoptadas por el gobierno mexicano a raíz de la tragedia, durante una reunión con su par Enrique Peña Nieto en la Casa Blanca, .

Obama, en reunión con el mandatario de México, Enrique Peña Nieto, dijo que es responsabilidad del Gobierno y fuerzas de seguridad mexicanos combatir a los cárteles del narcotráfico.

El Gobierno de México ha dicho que evidencias apuntan a que 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa fueron secuestrados por policías corruptos en septiembre en el sur del país y luego entregados a miembros del crimen organizado, que los habrían masacrado y calcinado en un basurero.

Estados Unidos es un "amigo y partidario de México en sus esfuerzos para eliminar el auge de la violencia ligada a los carteles de la droga", dijo el mandatario tras la reunión de una hora.

"Queremos ser un buen socio en ese proceso", insistió Obama en declaraciones a la prensa al término de la reunión.

Peña Nieto, que visita la Casa Blanca por primera vez como presidente, agradeció por su parte la cooperación estadounidense en la lucha contra el narcotráfico.

El presidente de México Enrique Peña Nieto llegó este martes 6 de enero en punto de las 11:00 horas a la residencia oficial de su homólogo estadunidense Barak Obama, para reunirse con él en privado.

Luego de reunirse en privado en la Oficina Oval de la Casa Blanca, ambos mandatarios dieron un mensaje a medios en el que el presidente Peña Nieto reconoció también el apoyo en seguridad ofrecido por Estados Unidos a México.

El presidente de México Enrique Peña Nieto calificó de audaz la orden ejecutiva anunciada por su homólogo estadunidense, Barack Obama, para concretar una reforma migratoria en beneficio de millones de personas.

Platicas entre protestas

Un centenar de mexicanos pedía este martes en la plaza frente a la Casa Blanca, parcialmente cubierta de nieve y hielo, la renuncia de Peña Nieto y su enjuiciamiento por las muertes y desapariciones de ciudadanos a manos de agentes del Estado.

"Plan México: EEUU pone las armas y México pone los muertos", rezaba un enorme cartel en la plaza, al tiempo que incontables pancartas recordaban la desaparición de los estudiantes. "Fue el Estado", afirmaba un cartel en español e inglés, en referencia a ese episodio.

Organizaciones No Gubernamentales de Estados Unidos (EU) pro migrantes convocaron a una jornada de protesta contra la visita del presidente de México a Washington, Estados Unidos.

Elementos del servicio secreto estadounidense detuvieron a manifestantes que protestaban en las afueras de la casa Blair en Washington D.C., donde se hospeda el presidente Enrique Peña Nieto, justo enfrente de la Casa Blanca.

Las organizaciones civiles afirman que la invitación del mandatario estadounidense es un abierto al narcogobierno de EPN y una bofetada al pueblo de México en su clamor por la seguridad, bienestar, paz, democracia y justicia verdaderas .

Estas agrupaciones demandan la renuncia del titular del Ejecutivo federal, así como un juicio abierto a su gobierno.

Migración, economía y Cuba

La agenda de los mandatarios se centró también en asuntos de migración, economía y en la aproximación de EEUU y Cuba en la que México busca ser un facilitador.

Obama agradeció a Peña Nieto su compromiso para trabajar con la Casa Blanca alrededor de las medidas adoptadas por su gobierno que prevén la legalización de unos cinco millones de inmigrantes indocumentados que viven en Estados Unidos.

Dos de cada tres inmigrantes que se podrán beneficiar de las medidas anunciadas en noviembre por Obama son mexicanos, la comunidad más importante entre los 52 millones de hispanos que viven en el país.

En el marco de la visita del mandatario mexicano, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el ministro mexicano de Finanzas, Luis Videgaray, abrieron una reunión bilateral de diálogo económico en Washington.

Biden y Videgaray, junto a una delegación que incluía a los ministros de Exteriores, Energía, Seguridad y Comercio de ambos países, dieron inicio al segundo Diálogo Económico de Alto Nivel, centrado en la cooperación energética y comercial, y en la modernización de la frontera que comparten ambos países.

"No hay razón para que la relación Estados Unidos-México, que ya es fuerte, no esté entre las mas fuertes del mundo", resaltó Biden, pidiendo que el encuentro de las delegaciones concluya con "metas específicas".

Peña Nieto y Obama sostuviero un almuerzo, y luego el Presidente mexicano acudirá a la colocación de una ofrenda floral en el cementerio nacional de Arlington, en las afueras de Washington, antes de regresar a su país.

Con información de Reuters y AFP

rarl