La Secretaría de Salud federal confirmó que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) donó a México 200,000 pruebas rápidas de detección de antígenos del Covid-19, mismas que ya están siendo sometidas a evaluación técnica y la próxima semana se conocerá el resultado. De ser favorable, el gobierno federal se comprometió a adquirir el producto para su uso en hospitales públicos de todo el país.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell Ramírez, explicó que la prueba logra detectar en cuestión de minutos antígenos de la enfermedad provocada por el coronavirus SARS-CoV-2.

“México está entre un grupo de países a los cuales la Organización Panamericana de la Salud les ha ofrecido un donativo de 200,000 pruebas, y desde hace tres semanas el doctor José Luis Alomía ha instruido al Indre para que evalúe formalmente estas pruebas y tengamos certidumbre sobre su desempeño técnico.

“En el momento que estén evaluadas por el Instituto Nacional de Referencia Epidemiológica, habrá ahora sí una recomendación. La Cofepris podrá analizar con base en la evidencia generada con los métodos apropiados de un laboratorio de referencia si esta prueba es aceptada o no”, planteó.

Mencionó que si el Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre) cuenta la próxima semana con el resultado de su evaluación, y ésta es positiva, se procederá al registro ante la Cofepris sin burocracia, dijo, y sin perder su rigor metodológico. 

Apuntó que en ese caso, el gobierno adquirirá más producto para el uso en hospitales públicos y será distribuida a las autoridades sanitarias de los estados, sin distingo de partido y sobre todo en aquellas entidad donde se presenta una evolución epidémica importante.

“La siguiente semana ya anunciaremos el resultado y si el desempeño es favorable estaremos anunciando la adquisición y uso de estas pruebas”, expuso Hugo López-Gatell.

Aumentarán los casos, pero no habrá rebrote

El funcionario aseguró que el eventual uso de estas pruebas permitiría la detección rápida del coronavirus SARS-CoV-2 en las personas, lo cual implicará un aumento en el número de  casos confirmados de contagios sin que se trate de un rebrote.

“En la medida que tengamos instrumentos de detección más sensibles, podremos tener una detección mayor de casos. ¿Cuál puede ser la consecuencia? Por un lado, mayor oportunidad en la identificación de casos, en la medida de que hay una nueva tecnología. Si no existe esa tecnología no se puede tener la capacidad. Cuando existe, por su puesto hay que usarla. Y el resultado en términos de la estadística es que se puede generar una mayor sensibilidad de detección.

“En este caso, quienes resulten positivos a la prueba, que la prueba es muy sensible, pueden ser casos considerablemente asintomáticos y va a haber un mayor número de casos, y eso en su momento tendrá que interpretarse juiciosamente para que no se infiera una tendencia de alza explicable por un rebrote, sino más bien por este fenómeno de incremento en la capacidad de detección”, sostuvo.

Cabe destacar que la OPS aseguró este miércoles que las nuevas pruebas son “asequibles y confiables”, aptas para realizarse “en cualquier lugar” y para dar resultados “en minutos”.

“Estos nuevos medios de diagnóstico nos permitirán realizar pruebas a más personas con mayor rapidez y precisión que nunca, especialmente en comunidades remotas sin fácil acceso a un laboratorio, que se han visto afectadas de manera desproporcionada por la pandemia”, mencionó Carissa Etienne, directora de la OPS.

jmonroy@eleconomista.com.mx

kg