Las Naciones Unidas a través del grupo de trabajo sobre la detención arbitraria declaró arbitraria la detención de Israel Arzate Meléndez, quien está arrestado desde hace dos años en Ciudad Juárez, Chihuahua, acusado de participar en la masacre de Villas Salvárcar.

Grupos de la sociedad civil informan que el gobierno mexicano no ha dado respuesta a este caso y demandan la inmediata liberación del preso, ya que su confesión fue arrancada bajo tortura en instalaciones de militares.

En conferencia de prensa para comunicar las conclusiones de este grupo de trabajo, Jaqueline Sáenz Andujo, abogada del Centro de Derechos Humanos; Agustín Prodh­ Juárez, del Cento Prodh, agencia que lleva el caso, expuso que la observación de las Naciones Unidas fue entregada al gobierno Mexicano hace tres meses y recientemente notificado al Centro.

Las autoridades tenían un plazo de dos meses para contestar; sin embargo, no hubo respuesta por lo que el organismo internacional ha pedido la resolución del caso, sin que ésta tenga un límite de tiempo para ser presentada.

Asimismo, el grupo de trabajo de las Naciones Unidas considera grave que la juez de garantías, Anabel Chumacero Corral, no tomó en cuenta las denuncias de tortura que hizo valer Israel Arzate en su audiencia de vinculación a proceso de homicidio y que el proceso de amparo no haya procedido en las dos instancias actualmente realizadas.

Por otro lado, las Naciones Unidas indicaron que mientras Israel fue detenido en la calle el 3 de febrero del 2010, los militares declararon que fue detenido en flagrancia el 4 del mismo mes.

Ante una política de seguridad basada en el fuego y capacidad militar, las violaciones a los Derechos Humanos han aumentado, opinó el director del Cento Prodh, José Rosario Marroquín.

La ineficiencia para sancionar y la presión para presentar resultados tienen a muchos inocentes en las cárceles a quienes se les sacó la confesión mediante golpes. Hoy en México la única técnica para la investigación es la tortura , expresó.

Al respecto, el Director del Centro Juárez en apoyo a Migrantes dijo que en esta entidad el caso de torturas de ha incrementado en los últimos años y los jueces no toman en cuenta que las confesiones se obtuvieron de esta manera.

ana.langner@eleconomista.mx