Ana Langner / el economista

En el contexto actual de represión y criminalización contra las personas y colectivos que defienden los derechos humanos, la conmemoración por el Día Internacional de los Derechos Humanos es sobre todo un recordatorio al Estado mexicano de los grandes pendientes que tiene en su promoción, protección y garantía, expresó la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos Todos los Derechos para Todas y Todos (Red TDT).

A través del documento Ante la adversidad y la indignación: la construcción colectiva. 2015-2020 , las más de 70 organizaciones que integran la red afirman que México es un país con graves y sistemáticas violaciones de derechos humanos en donde el Estado pretende convencer a la ciudadanía de que cumple con su deber y demostrar a nivel internacional que es una nación democrática.

La firma de tratados internacionales, así como los avances en la modificación y aprobación de nuevas leyes para promover, proteger y garantizar los derechos humanos de las ciudadanas y ciudadanos, pretende sustentar el discurso estatal. Sin embargo, los casos concretos, la voz de las víctimas de violaciones a los derechos humanos, contradicen esta visión complaciente , reporta el documento.

En tanto, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, destacó que el Día Internacional de los Derechos Humanos, celebrado cada 10 de diciembre, debe impulsar una acción mundial más concertada para promover estos principios.

En su mensaje para la jornada, Ban Ki-moon recordó que el movimiento de derechos humanos moderno se remonta al final de la Segunda Guerra Mundial, cuando el entonces presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt y su esposa Eleanor lideraron la causa definiendo cuatro libertades básicas como derechos inalienables de todas las personas.

[email protected]