México lidera la tasa de asesinatos el seno de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) y enfrenta una alta disparidad regional de estos crímenes; tema que no sólo quita el sueño a los mexicanos sino que impacta la llegada de capitales, las exportaciones y en la generación de empleos, lamentó José Ángel Gurría, secretario general del organismo internacional.

Al presentar estudio sobre Seguridad, Justicia Penal y Competitividad, elaborado por la OCDE, en colaboración con el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), a petición de la Secretaría de Economía, el funcionario internacional precisó que la tasa nacional de homicidios del periodo 2009-2011 fue de 18 por cada 100,000 habitantes. Sin embargo, en Chihuahua se presentaron 109 homicidios por cada 100,000 habitantes, lo que resultó 56 veces mayor que en el estado de Yucatán.

La tasa de homicidios de Yucatán es cercana, o incluso más pequeño que el de muchas regiones europeas , agregó.

Si bien la repercusión del delito en el bienestar social para los mexicanos es palpable, sus consecuencias también impactan sobre el crecimiento económico y la competitividad, en la generación de empleos, las exportaciones e inhibe inversiones, aseveró el ex secretario de Hacienda en México.

En contraste con algunos otros países miembros de la OCDE analizados, en México, los concentración de homicidios se ha incrementado con el tiempo, mientras que en el caso de los delitos contra la propiedad hay una tendencia a la dispersión espacial, por ejemplo, regiones con altas tasas de propiedad de delitos tienden a ser más dispersa en todo el país , refirió el secretario de la OCDE.

Durante su intervención, Juan Pardinas, director del IMCO, dijo que el gobierno destina en promedio 60 dólares por habitante en justicia penal; mientras que el 0.7% del PIB estatal es el promedio destinado a la justicia penal en 2011.

Explicó que el diagnóstico realizado pretende transformar los datos en evidencias que conlleven a desarrollar políticas públicas y reformas. Este será un trabajo que se hereda al siguiente gobierno , abundó Pardinas.

Bruno Ferrari, secretario de Economía, expresó que si bien las empresas reconocen las ventajas competitivas de México y se ven reflejadas en los flujos de Inversión Extranjera Directa, que del 2007 a junio del 2012 se han registrado más de 126,000 millones de dólares, es urgente mejorar la efectividad del sistema penal mexicano para crear un sano ambiente de negocios.

Brindar seguridad y justicia no sólo es importante para la gobernabilidad, sino el precursor de una economía sana que respeta la propiedad y la seguridad de los trabajadores y en la reducción de los riesgos para invertir y los costos para hacer negocios , estableció el funcionario de Economía.

Ante ello, el funcionario de la OCDE y el director del Imco recomendaron adoptar como herramienta al combate del crimen a las Tecnologías de Información y Comunicación, además de que el organismo internacional ofreció la experiencia de los líderes de la OCDE, como el de Estados Unidos, a fin de analizar las lecciones aprendidas.

Quita el sueño a los mexicanos

  • En México, el crimen es un fenómeno territorial, a diferencia de otros países integrantes de la OCDE.
  • La OCDE y el Imco proponen evaluar información de seguridad y justicia, de ahí identificar carencias específicas de información y generar recomendaciones de política.
  • El promedio nacional de gasto a la justicia penal es de 60 dólares por habitante; en el DF se destinan 180 dólares y menos de 20 en Puebla.
  • México ha mostrado importantes avances en materia de competitividad, pero la criminalidad es problema que quita el sueño a los mexicanos.
  • La inseguridad genera costos adicionales para las empresas en forma de primas de seguro, sistemas de seguridad y compensación a los trabajadores.

mac / klm