El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, anunció una inversión de 2,300 millones de pesos del programa Escuelas al CIEN en Nuevo León, con la que se busca beneficiar a más de 1,000 centros escolares.

De gira por esta entidad y de visita en la secundaria número 19 Educadores, en Monterrey, recordó que en los primeros tres años de la administración de Enrique Peña Nieto se invirtieron 157 millones de pesos en infraestructura escolar.

Es un incremento mayor de 1,000%, de 157 millones a 2,300 millones, de ese tamaño es el impacto que tiene este programa que estaremos teniendo en todo el país, y aquí en Nuevo León , dijo el titular de la SEP.

Asimismo explicó que con el programa Escuelas al Centro, ahora son los alumnos, maestros y padres de familia quienes están al centro del sistema educativo, por lo que se sumará a las plantillas de cada centro escolar un subdirector de gestión administrativo, quien se hará cargo de todo el papeleo y la parte burocrática , a fin de que docentes y estudiantes se enfoquen en sus tareas.

Posteriormente Nuño Mayer, ante los consejeros del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), dijo que la reforma educativa fue objeto de críticas en el sentido de que era laboral o administrativa, y que a pesar de que hubo cambios en estas dos materias, éstos fueron para la reorganización política del sistema educativo.

El sistema educativo, y lo reitero también, hay que decirlo con claridad, estaba colonizado por fuerzas como la sindical, que más allá de su trabajo y de su deber, de ver por los derechos de los trabajadores y de los maestros, habían colonizado, habían tomado control informal de muchas de las decisiones del sistema educativo , sostuvo Nuño.

El titular de la Secretaría de Educación Pública detalló que esta circunstancia orillaba a que fueran los criterios políticos y de orden sindical los que gobernaran en el sistema educativo, por lo que fue necesario recuperar la rectoría del estado en diferentes entidades del país.

En este sentido, aunque aceptó que el resultado no será inmediato, aseguró que hay pasos y señales muy claras y firmes para su transformación en un sistema de derechos y obligaciones, abierto, transparente y sustentado en el mérito.