A fin de que la población “viva en un entorno de bienestar” al finalizar el sexenio, el gobierno federal ha invertido en lo que va del año “alrededor de 300,000 millones de pesos” para atender a “más de 20 millones de mexicanos”, informó María Luisa Albores González.

Para lograr dicho propósito, explicó la secretaria de Bienestar al comparecer ante el pleno de la Cámara de Diputados, en el marco de la glosa del Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, los programas prioritarios de la política social están en diversas secretarías de Estado, no sólo en la que encabeza.

Desde la tribuna, la funcionaria hizo “un breve recuento de cuál es la ruta que el gobierno de la cuarta transformación se ha fijado como materia de bienestar”; con corte al cuarto bimestre, precisó, el monto de los apoyos económicos entregados de manera directa a la población asciende a más de 6,000 millones de pesos.

Desde hace 10 meses se trabaja en la ruta de revertir la realidad de México, amplió, donde más de 50 millones de personas son pobres y casi 10 millones más viven en pobreza extrema.

Sólo 27.4 millones de mexicanos se considera “no pobre”, puntualizó, es decir, uno de cada cinco.

Al redondear las cifras, la secretaria aseguró “que casi 100 millones de personas en México se encuentran en una situación de pobreza o presentan carencias sociales o de ingreso”.

En su turno al micrófono, la oposición, representada principalmente por el PAN, PRI y MC, cuestionó a la funcionaria sobre la efectividad de los programas gubernamentales y refutó que la política social ya no sea asistencialista.

Para el panista Luis Mendoza Acevedo, el supuesto nuevo enfoque social “es completamente asistencialista, a través de programas sociales que no generan capacidades para superar las condiciones de desigualdad y pobreza”.

La priista Anilú Ingram Vallines sugirió que los 173,000 millones de pesos presupuestados para el 2020 a la Secretaría de Bienestar se focalicen.

“Nuestro país exige la necesidad de hacer estrategias de acuerdo con la región (...) por lo que la universalidad puede ser un gran riesgo para que esta política, ahora implementada, sea eficaz y efectiva”, dijo.

 

[email protected]

kg