Germán Larrea, presidente de Grupo México, dijo al mandatario Andrés Manuel López Obrador que su empresa hizo todo lo posible en el 2006, como destinar 1 millón 500,000 horas hombre, para lograr el rescate de los cuerpos de mineros que quedaron atrapados por la explosión en Pasta de Conchos. Sin embargo, planteó el empresario, no fue posible porque implicaba un riesgo mayor para los rescatistas.

En una carta dirigida a López Obrador, Larrea ofreció su respaldo en su intento para recuperar los cuerpos.

“Como tuve la oportunidad de informarle (en persona), las labores de recuperación de los cuerpos fue una tarea dura y de muy alto riesgo, durante 14 meses. En esas labores se emplearon más de 1 millón 500,000 horas hombre a cargo de mineros y personal especializado.

“Hicimos un enorme esfuerzo, no pudimos lograr el objetivo. Cada día fueron incrementándose los riesgos para las cuadrillas de rescatistas, de manera que dejó de ser humanamente posible. No podíamos poner en ese alto riesgo vidas humanas para recuperar los restos de los mineros. Después de más de un año de trabajos, las 24 horas del día, nos vimos forzados a suspender las labores”, detalló.

El empresario ofreció colaborar con el gobierno y el presidente López Obrador “en el análisis de los estudios técnicos que hoy están aconsejando este nuevo esfuerzo de recuperación de los cuerpos de mineros fallecidos”, por lo que planteó que pondrá a disposición de la Secretaría del Trabajo la información técnica con la que cuenta.

Al respecto, López Obrador dijo que hay disposición tanto del empresario como del sindicato minero para llevar a cabo el procedimiento de recuperación de cuerpos.

“Sí hay un interés en ayudar, a pesar de que pueda haber diferencias, siempre hay intereses superiores, causas justas que están por encima de intereses particulares, de intereses de grupos”, expresó.

politica@eleconomista.mx