Luego de la detención y liberación en Argentina del empresario Carlos Ahumada, por una acusación de defraudación en México, el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no tiene ningún propósito de vengarse del argentino, a pesar de que este admitió que se reunió en su momento con Carlos Salinas de Gortari para dañarlo políticamente.

“No hay consigna para perseguir a nadie; todos los que nos hicieron daño deben de ser tratados con respeto y sobre todo no deben utilizarse las instituciones para afectar a nadie, no tiene por qué haber parcialidad, represalias.

“Digo esto por lo que sucedió con relación al señor Ahumada, él mismo confesó en su momento, es de dominio público, él mismo confesó que se reunió con Salinas, con Diego Fernández de Cevallos para perjudicarme.

“Sin embargo, yo no tengo ningún propósito de vengarme de nadie, ni de Salinas; que no sólo por eso nos afectó, desde antes, todavía recuerdo que cuando ganó Peña declaró que llevaba días sin poderse quitar la sonrisa de la boca, que tenía que ir a ver a un cirujano plástico, porque estaba muy feliz. Y el daño mayor, Salinas es el padre de la desigualdad moderna, pero nada de rencores, nada de venganza”, sostuvo López Obrador.

El pasado viernes, en el puerto internacional “Aeroparque Jorge Newbery” de Buenos Aires, Argentina, fue detenido por Interpol Argentina, el empresario Carlos Ahumada, debido a la Ficha Roja solicitada por la Fiscalía General de la República (FGR), con motivo de una defraudación fiscal que probablemente cometió en contra de la Hacienda Pública de nuestro país, por la cantidad de 1 millón 472,236 pesos, por concepto del Impuesto Sobre la Renta (ISR) que debió haber enterado y posiblemente no lo hizo. 

Sin embargo, Carlos Ahumada fue liberado el fin de semana, luego de que su abogado presentó como prueba el acta de cierre de la auditoría de diciembre de 2018.

[email protected]