El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que no recibió el informe anual de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), algo inusual en 29 años, debido a que es un tema que encargó a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero. El mandatario federal sostuvo que esa situación no significa que su gobierno desestime los derechos humanos.

En Palacio Nacional, el primer mandatario sostuvo que lo importante no es que no haya asistido a la entrega del informe, sino que su gobierno está dispuesto a “ponerse al corriente” en las recomendaciones que le ha hecho la CNDH.

“Sí, es una premisa fundamental para nosotros (los derechos humanos) y en los hechos, en la práctica, así se está demostrando. Pero son concepciones teóricas, son criterios que se respetan. Lo más importante es que, si hay pendientes en el cumplimiento de recomendaciones de derechos humanos por violación a derechos humanos, nos pongamos al corriente”.

El lunes, durante la presentación del informe anual ante la Secretaría de Gobernación, el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, lamentó que el presidente López Obrador no hubiera asistido al evento para escuchar la situación de las garantías fundamentales en el país, y criticó los discursos que polarizan a la nación.

Al respecto, el mandatario López Obrador aceptó que ha polarizado a la sociedad, aunque justificó que su mensaje es porque nada le molesta más que la corrupción.

“Sí, yo he polarizado a la nación. Lo reconozco, porque estoy en contra de los corruptos y de la simulación. Y quiero que no haya desigualdad en mi país y que se respeten los derechos humanos”, dijo.

Garantizan respeto de la Guardia Nacional

En un comunicado, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana informó que ha recibido nueve recomendaciones de la CNDH por violaciones cometidas en los años 2013 al 2015, atribuibles a elementos de la Policía Federal y del Servicio de Protección Federal, las cuales se comprometió a atender.

La dependencia indicó que se han fortalecido los esfuerzos en esta materia, y garantizó que las leyes de la Guardia Nacional harán que sus elementos se rijan bajo los principios elementales de derechos humanos, así como por las recomendaciones del Alto Comisionado de las Naciones Unidas relacionadas con el empleo de la fuerza y armas de fuego.