El sur de México no quiere ser sólo la contención de migrantes centroamericanos, sino ser una zona de desarrollo económico, planteó José Antonio Toriello Elorza.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) Costa de Chiapas expuso que es esperanzador que el gobierno mexicano esté volteando al sur del país no sólo para frenar el problema de la migración, sino para detonar el crecimiento económico de esa zona como lo persigue el Plan de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México.

En entrevista planteó que por cercanía geográfica, los empresarios del sur de México tienen una buena relación con Centroamérica, particularmente los que conforman el Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), pero esperan que el plan presentado hace unos días por la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena, ayude a mejorar la relación comercial con los centroamericanos.

“Tenemos que iniciar y trabajar en promoción para decirles: oigan aquí está la frontera sur, tiene un potencial de 50 millones de centroamericanos como clientes y 5 millones en todo lo que es el estado de Chiapas y la frontera sur”.

El líder empresarial refirió que es momento para desarrollar al sur del país, para lo cual se requiere que el gobierno federal invierta en infraestructura y otorgue beneficios fiscales a los empresarios interesados en invertir en la zona, la cual tiene un gran potencial de crecimiento.

La zona tiene un gran potencial. Hay que inyectarle infraestructura, hay que inyectarle proyectos, hay que inyectarle beneficios para que podamos crecer y dejar de estar dentro de las estadísticas con decrecimiento de –3.2%, como fue el año pasado.

El empresario agregó que si el sur-sureste mexicano crece por arriba de 0%, promediarían su crecimiento con otras regiones del país, con lo que el Producto Interno Bruto de México se ubicaría entre 3 y 3.5 por ciento.

Señaló que ya es momento que México vea a Centroamérica como un mercado atractivo y no sólo a Estados Unidos.

El gran problema que tenemos en la frontera sur es que nuestro horizonte es muy corto. Si nos comparamos con el norte, ellos tienen pegado a Estados Unidos, cruzan la frontera y ven el gran desarrollo de Estados Unidos, y nosotros cruzamos la frontera y vemos el subdesarrollo de Centroamérica, entonces tenemos que modificar eso.

Indicó que hoy esa zona ya cuenta con un corredor fiscal desde Puerto Quetzal (Guatemala) hasta Puerto Chiapas (México), pero aún se necesita mayor inversión en infraestructura, como mejorar carreteras, arreglar vías de ferrocarril, realizar una estación multifuncional en el puerto y construir un centro de logística.

Queremos ser una zona de desarrollo económico

Toriello Elorza indicó que al ser Chiapas frontera con Centroamérica, enfrenta el problema de la migración de ciudadanos que buscan llegar a Estados Unidos. Este fenómeno de movilidad, dijo, propicia condiciones de inseguridad, por lo que piden al gobierno federal que se les apoye.

Dijo que en Chiapas no le tienen miedo a la migración porque Tapachula y el Soconusco, que es la costa, es tierra de migrantes.

Sin embargo, aseveró, “no solamente queremos ser la contención de migrantes, la contención de violencia y delincuencia que impartamos de Centroamérica, sino queremos ser un área, una zona industrial o zona de desarrollo económico”.

Al respecto, agregó que el reto que tienen los estados del sur-sureste mexicano es generar riqueza y sacar de la pobreza a los miles que viven en esa condición.

Expresó que, si este gobierno ya canceló las Zonas Económicas Especiales, se deberían rescatar los grandes proyectos que han buscado el crecimiento del sur del país.

“Hay que retomar lo bueno y tratar de impulsarlo con otro nombre si quieren que le demos el toque de la Cuarta Transformación, estamos de acuerdo que debemos de erradicar la corrupción y tenemos que traer más capitales y estamos seguros que la frontera sur lo puede lograr siempre y cuando el gobierno voltee a ver con ojos de inversión y desarrollo económico”, manifestó.

Los focos del tema

—¿Qué espera el sector empresarial del sur del país del Plan de Desarrollo Integral El Salvador-Guatemala-Honduras-México?

—Nosotros que vivimos en la frontera sur tenemos una gran relación con Centroamérica, pero para fortalecer esa relación  necesitamos, uno: que en el lado mexicano el desarrollo de la frontera sur, el desarrollo del estado de Chiapas porque ahorita estamos quedando como sándwich de las ideas del gobierno federal entre el transístmico y el desarrollo de Centroamérica, entonces nosotros no solamente queremos ser la contención de migrantes, la contención de violencia y delincuencia que impartamos de Centroamérica, sino queremos ser un área, una zona industrial o zona de desarrollo económico.

—¿Hay condiciones para generar crecimiento en el sur del país?

—Claro, si el sur-sureste mexicano crece por arriba de cero, no estamos hablando de 5, 10%, por arriba de cero, promediaríamos con el país y podríamos lanzarlos entre 3 y 3.5% y no dicho por mí, sino por economistas reconocidos, por economistas con mucha experiencia local, de las universidades locales.

Si nosotros logramos ese impulso ayudaríamos muchísimo al país en el crecimiento que queremos, no.

Por qué, parece mentira, pero nosotros con crecimientos negativos, pues hacemos que la balanza se vaya para abajo, porque habrá que ver el corredor central de Querétaro hacia el norte que tiene un crecimiento por arriba de 5 por ciento.

[email protected]