Con motivo de su V Informe de Gobierno y a diez meses de que se realice el proceso electoral para renovar la Presidencia de la República, Enrique Peña Nieto llamó a mantener el rumbo.

"De mantenerse y profundizarse los cambios alcanzados México podrá convertirse en un país plenamente desarrollado en menos de dos décadas".

Desde Palacio Nacional, ante invitados especiales, entre representantes de la sociedad, empresarios, líderes religiosos, embajadores, legisladores, integrantes de su gabinete, esposa e hijos, dijo que "la disyuntiva es muy clara:

"Seguir construyendo para hacer de México una de la potencias mundiales del siglo XXI o ceder a un modelo del pasado que ya ha fracasado.

"El futuro es incierto pero sabemos a dónde queremos llegar; el pasado es conocido y por eso sabemos qué queremos o qué debemos evitar".

Los asistentes aplaudieron fuerte las palabras del titular del Ejecutivo federal, aunque no de pie como lo hicieron antes, cuando reiteró que en la relación con el nuevo gobierno de Estados no aceptará "nada que vaya en contra de nuestra dignidad como nación.

"La relación con el nuevo gobierno de Estados Unidos, como con cualquier otra nación, se tiene que basar en principios irrenunciables: soberanía, defensa del interés nacional y protección de nuestros connacionales".

Y se dijo seguro de que, siempre y en unidad, "habremos de defender la dignidad de México y el interés nacional".

Desde la óptica presidencial, el país tiene que seguir cambiando y trasformándose, pero aclaró que el cambio positivo no ocurrirá por sí solo, sino que requiere de visión, voluntad y valor para hacer realidad un mejor futuro.

"Se requiere el esfuerzo de todos. Ese futuro se tiene que construir y proteger cada día, sobre todo cuando existen riesgos visibles de retroceso", añadió, sin precisar a qué se refería.

"Hace años que México no se encontraba en una encrucijada tan decisiva y determinante como la actual".

Peña Nieto consideró que cualquier ruta de desarrollo futura requerirá del esfuerzo sostenido de toda la sociedad mexicana y de sus instituciones.

"La única vía segura hacia el desarrollo es trabajar con responsabilidad y en unidad", convocó.

Antes, admitió: "Es verdad, no hemos alcanzado los niveles de desarrollo y bienestar que deseamos pero México está hoy mejor que hace cinco años".

Pero lo importante, destacó, es que se han "sentado las bases para que en cinco años estemos mejor que hoy".

Más aplausos.

Tras la lectura de su mensaje político de una hora y cuarto, el mandatario mexicano viajará a Los Cabos para supervisar las labores de ayuda y visitar a los damnificados y familiares de quienes perdieron la vida por el paso de la tormenta tropical "Lidia".

Al finalizar su recorrido de aproximadamente dos horas por Baja California Sur, Peña Nieto volará a Xiamen, China para participar en un Diálogo de Economías Emergentes y en un Foro de Negocios, que se celebrarán los días 4 y 5 de septiembre, en el marco de la IX Cumbre BRICS, foro al que pertenecen Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

erp