El precandidato presidencial de Morena, PT y PES, Andrés Manuel López Obrador, consideró que no hay intervención de gobiernos extranjeros en el proceso electoral nuestro país, aunque sí, una campaña de guerra sucia que preparan sus adversarios políticos, aseveró.

Luego de que la Procuraduría General de la República (PGR) informó que en colaboración con el FBI identificó y erradicó un software malicioso de origen norcoreano conocido como Fallchill dentro de la infraestructura del ciberespacio mexicano, López Obrador hizo un llamado a las autoridades para “que no se permita la intervención de ningún gobierno extranjeros en las elecciones”.

Sin embargo, el precandidato de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PES), descartó que haya la intención de gobiernos extranjeros de intervenir.

“Yo, hasta ahora, no he notado que haya injerencia de algún gobierno extranjero. Lo que hay, es guerra sucia de publicistas, de los que son contratados para aplicar la estrategia de la guerra sucia. Eso sí. Hay grupos que son contratados con ese propósito”, afirmó.

Aseguró tener conocimiento que una empresa denominada Cambridge fue contratada por sus adversarios políticos para hacerle un expediente de guerra sucia, lo mismo que una empresa que dirige Liébano Sáenz, ex secretario particular del entonces presidente Ernesto Zedillo.

“Una empresa que se llama Cambridge, que inclusive estaba contratando a profesionales, pagándoles bastante en dólares para hacer trabajo de guerra sucia. Y hay empresas como la del que fue secretario particular de Zedillo, Liévano (Sáenz) que están haciendo perfiles en contra mía; otras empresas que hicieron un documental en mi contra que las televisoras no aceptaron difundir”, dijo.

En otro tema, luego de que el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría Treviño, pidió al gobierno de nuestro país “cacaraquear” el contenido de las reformas estructurales, Andrés Manuel López Obrador consideró normal que los organismos internacionales pidan difundir reformas que ellos promovieron, y “están en su derecho”, afirmó.

López Obrador dijo que así como presentará un plan de seguridad antes de las elecciones del 1 de julio, también presentará un plan para mejorar la calidad de la educación.

“Vamos a hacer un planteamiento nuevo para mejorar la calidad de la enseñanza, va a tener los problemas de la educación, que son dos básicamente: la falta de cobertura y la deficiencia en cuanto a la calidad de la enseñanza”, mencionó.

En un intermedio durante los eventos que realizó en Las Vigas, Tlapacoyan y Misantla, en Veracruz, López Obrado acudió a una peluquería local en donde se recortó el cabello.

Dijo que acudir a la peluquería le recuerda a su niñez, cuando pedía que le cortaran "casquete corto, mogote al frente”, mientras le ponían talco y loción Faisán.

Mientras una estilista de nombre Citlalli le recortaba el pelo, López Obrador dijo que tenía estar presentable porque ya va a empezar la campaña presidencial.

“Pasé a arreglar, ya estamos en precampaña, están los medios de comunicación muy pendientes, y ahora sí que: ¡pero te peinas cuñao!”, bromeó.