El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, insistió en que durante su gestión se terminará la corrupción, y garantizó que él no terminará su sexenio ofreciendo perdón a los ciudadanos por actos ilegales de gobierno.

En conferencia de prensa en Tamaulipas, acompañado del gobernador de ese estado, Francisco García Cabeza de Vaca, López Obrador minimizó el supuesto amparo que interpuso la Presidencia de la República contra posibles órdenes de aprehensión hacia funcionarios, por las investigaciones que realiza la Fiscalía de Chihuahua.

Obrador insistió en que su gobierno se abocará a mejorar las condiciones del país, no a perseguir a políticos, porque “no nos alcanzaría las cárceles, los juzgados”.

“¿Qué es lo que vamos a hacer? Vamos hacia adelante a crear nuevas condiciones, lo he dicho en otras ocasiones y lo repito con toda claridad: nosotros vamos a perdonar, porque yo no quiero que a mí me perdonen; es decir, perdón, pero nosotros queremos que se pueda actuar con rectitud y si nosotros cometemos un acto de corrupción, que se nos juzgue. Es más, van a terminar ciertos privilegios y se van a quitar todos los fueros. El Presidente va a poder ser juzgado, se va modificar el artículo 108 de la Constitución para que el Presidente en funciones pueda ser juzgado por el delito de corrupción; se acaba la impunidad”, aseveró.

El futuro titular del Ejecutivo federal afirmó que cuidará que los funcionarios de su gobierno no cometan actos ilícitos, y también ofreció que pugnará por que sean castigados en caso de que roben recursos públicos o cometan actos ilícitos.   

“Pero yo les pido razonemos porque todos estamos interesados en que las cosas cambien, que no nos vamos a quedar empantanados sólo en la denuncia, tenemos que ver hacia adelante. A mí lo que me importa es cuidar que los lleguen conmigo no se corrompan, y que además el que cometa un delito, el que robe sea castigado, que no tenga derecho a fianza, porque hasta ahora el delito de corrupción, no es un delito grave, imagínense, entonces, se están modificando las leyes para que la corrupción sea delito grave y se acaba la impunidad, aunque se trate de amigos, compañeros de lucha, de familiares, cuando les estoy diciendo que se acaba la corrupción, se va a acabar la corrupción, pero lo vamos a hacer con responsabilidad, si no vamos a estar todos los días en la nota roja, nos pasaríamos todo el tiempo en eso, en la nota roja y el país en las mismas”, refirió.

López Obrador se trasladará esta tarde de Ciudad Victoria a Tampico, donde encabezará las 17:00 horas una concentración pública, como parte de su gira del agradecimiento.

jmonroy@eleconomista.com.mx