Había anunciado que declinaría la invitación semanas atrás y lo confirmó con una carta.

De entrada, Enrique Peña Nieto reconoce el valor del movimiento #YoSoy132 y asegura que lo ha escuchado con atención e interés. Su participación en la política ha sido positiva para México y para nuestra democracia , se lee en la misiva.

Sin embargo, argumenta que la posición política asumida en contra de su proyecto y su persona no garantizaba el espacio de neutralidad que se requiere para convocar a un debate en condiciones de equidad .

Peña, finalmente, deseó que #YoSoy132 siga contribuyendo a fortalecer la democracia y las libertades de México.

Ante esta postura, la agenda del candidato presidencial siguió en marcha. Ayer, estuvo en Ciudad Obregón (Sonora) y Celaya (Guanajuato). En el primer estado anunció el envío de la carta a los jóvenes universitarios. Aquí, una vez más repitió su discurso de campaña, con sus propuestas e ideas específicas.

También aquí, en Sonora, se reunió con padres de niños fallecidos y lesionados en el incendio de la guardería ABC, de Hermosillo.

Peña Nieto escuchó las peticiones que le hicieron las madres y los padres presentes, integradas en el texto que le fue proporcionado, en donde le piden, como uno de sus principales compromisos para los primeros 100 días de su gobierno, resolver total y definitivamente el caso del incendio de la guardería ABC , informó su equipo en un comunicado.

Por la tarde, Peña estuvo en una entidad panista: Guanajuato. Acompañado del candidato a gobernador, Juan Ignacio Torres Landa, el aspirante presidencial dijo que buscan consolidar y fortalecer la democracia. Por eso, en Guanajuato, vamos por camino de la alternancia, aseguró el político mexiquense.

Vivir en democracia, dijo Peña, es dar atención a los problemas de la gente, tener respeto a la diversidad de la sociedad, vivir en democracia es tener espacios de convivencia y puntos de coincidencia, para un país que quiere estar unido; pese a diferencias, hay que privilegiar coincidencias, aseveró Peña ante una multitud que llenó un campo de futbol de un centro deportivo. Afuera, se pudieron apreciar unos 200 autobuses que transportaron a los presentes.

mauricio.rubi@eleconomista.mx