El coordinador general de la organización civil Nosotrxs, Mauricio Merino, afirmó que en materia de corrupción se debe ser lo suficiente pesimista para poder diagnosticar adecuadamente la magnitud del problema y suficientemente optimistas para mantener el espíritu de que pese a todo se puede resolver.

Al presentar el cuaderno de transparencia, de su autoría, Opacidad y Corrupción: las huellas de la captura, publicado y presentado en el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, el especialista en transparencia indicó que no basta con que se denuncien los actos de cohecho que lleguen a cometer los funcionarios públicos sino que se debe, a la par, crear los mecanismos para detener dichos abusos.

“No basta, dice este cuaderno, castigar individuos que abusan de su autoridad y de los medios que la sociedad ha puesto en sus manos, sino hay que producir conocimiento, conciencia pública, participación social e inteligencia (...) para impedir que esas prácticas se produzcan”, dijo.

Merino enfatizó que uno de los métodos para combatir la concusión es el eficiente manejo de los archivos y la información que se produce al interior de las dependencias; no obstante, advirtió, aún hay la percepción de que la información pública le pertenece al funcionario, lo que ha impedido que la población ejerza de manera fehaciente, su derecho a la información.

“No hay sistemas de gestión documental, apenas se están creando, no hay procedimientos cotidianos de transparencia proactiva, suena hasta raro decirlo, no hay procesos administrativos capaces de producir información confiable”, lamentó.

Al evento acudieron representantes de los candidatos a la Presidencia de la República.

hector.molina@eleconomista.mx