A un mes del sismo que causó severos daños en la Ciudad de México y en al menos cinco entidades más, cientos de damnificados se unieron para exigir que en la reconstrucción de sus viviendas se haga de lado “la corrupción inmobiliaria” y se proceda con transparencia.

Arropados por amplios contingentes de organizaciones sociales como la Asamblea de Barrios, el Barzón, el Frente Popular Francisco Villa Siglo XXI, la Unión Popular Revolucionaria Emiliano Zapata, entre otras, los afectados insistieron en su rechazo a las propuestas gubernamentales para “endeudarse” para recuperar su patrimonio.

Al marchar del Ángel de la Independencia al Zócalo, trayecto en el que lanzaron consignas como “la Ciudad se está cayendo, Mancera está riendo” y “queremos más servicios y menos edificios”, los vecinos procedentes de las delegaciones Cuauhtémoc, Coyoacán, Benito Juárez, Iztapalapa y Xochimilco reprocharon la dilación de las autoridades para entregar los peritajes oficiales sobre los daños estructurales en sus viviendas, documentos indispensables, aseguraron, para poder acceder a los apoyos.

Mariano Salazar, procedente de Iztapalapa, dijo que tan sólo en su delegación hay más de 8,000 viviendas afectadas, pues el sismo “reactivó” una falla geológica que, refirió, es de 8 kilómetros de largo y 45 metros de profundidad, lo que genera un serio riesgo a la población.

“La delegación tenía el mapa de riesgo desde el 2011 y no le hizo caso. Ahí viene claramente identificado dónde están las zonas de fracturas geológicas y no hizo nada”, contó en entrevista.

Aparte, María del Carmen Ayala, vecina de la colonia Jardines de San Lorenzo, Iztapalapa, cuestionó que las autoridades los estén dejando solos, “¿por qué ellos sí viven muy bien y nosotros no?, si nosotros los ayudamos a subir donde están, ¿por qué no se preocupan por el pueblo?”.

A la vanguardia de la marcha, un nutrido contingente de la Asamblea de Vecinos del Multifamiliar Tlalpan insistió en la urgencia de los dictámenes de sus edificios, porque a la fecha 500 familias no han podido regresar a sus viviendas.

Antes, en un acto para rendir homenaje a las nueve víctimas del edificio 1C de la unidad habitacional de Tlalpan, reprocharon que a la fecha ninguna autoridad se ha acercado para ofrecer ayuda.

“A un mes del sismo, no hemos tenido acercamientos con funcionarios del gobierno federal y desconocemos el destino que se dará a los recursos que empresas y ciudadanos han donado para la reconstrucción de la ciudad, así como los montos que nuestra unidad recibirá de los fondos y programas federales aplicables al caso”, expusieron.

En este sentido, exigieron transparencia en el uso de estos recursos y reiteraron su rechazo a ser reubicados, pues expusieron que “nuestro predio no está (sujeto) a negociación”.