El candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (Morena, PT y PES) se comprometió a que, de ganar las elecciones del 1 de julio, encabezará un gobierno de libertades y de democracia, no una dictadura.

Durante un conversatorio con jóvenes de la fundación Kybernus del Grupo Salinas, reiteró que su principal acción de gobierno sería el combate a la corrupción. Asimismo, prometió respetar a la sociedad civil, promover elecciones libres, no confiscar bienes, apoyar a la iniciativa privada, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas; garantizar la libertad de expresión en los medios de comunicación, no afectar las concesiones vigentes de radio y televisión, y promover un verdadero Estado de Derecho.

“Nunca vamos a atentar contra las costumbres, las religiones, las libertades del pueblo; repito lo que ya dije, estamos luchando para construir una auténtica democracia, no una dictadura”, destacó.

Se trata, añadió, de gobernar con la gente, y “que todo lo que hagamos se consulte a los ciudadanos”.

En las instalaciones del Frontón México, López Obrador aseveró que en su eventual gobierno se garantizaría el voto libre, y no se traficaría con el hambre ni con la pobreza de la gente.

“Se va a respetar la voluntad de los ciudadanos, va a haber una auténtica democracia, también va a haber un auténtico Estado de Derecho, se van a garantizar las libertades, se va a garantizar el derecho a disentir”, expuso.

Se pronunció por ampliar los mecanismos de participación ciudadana, como la consulta popular que ya existe en la Constitución, y prometió someterse a la revocación de mandato en el tercer año de gobierno. López Obrador afirmó que existe un hartazgo hacia los políticos, “pero no todos somos iguales”, defendió.

Más tarde, en Zitácuaro, Michoacán, mencionó que tendrá una relación de respeto con los gobernadores del país, aun cuando sean de oposición. Afirmó que si los mandatarios estatales son honrados, contarán con su apoyo.

“Los gobiernos que se dediquen a trabajar, y a manejar con honestidad el presupuesto, van a contar con nuestro apoyo y nuestro respeto. Los que se dediquen a robar, van a tener problemas”.

Argumentó que si no hay un transformación en el país, estarán en riesgo las libertades. “Si sigue habiendo una mafia del poder que domina, aplasta, oprime a todo un pueblo, la libertad está amenazada. Nosotros tenemos que hacer valer la democracia y que el gobierno ya no esté convertido en un comité al servicio de una minoría, que el gobierno represente a ricos y a pobres”, dijo.

Durante este foro, López Obrador puntualizó que no todos los que tienen dinero son “malvados”. Asimismo, hizo un reconocimiento al presidente de Grupo Salinas, el empresario Ricardo Salinas Pliego.

Delinea estrategia de seguridad

En el mitin de Zitácuaro, López Obrador prometió regresar la seguridad al país con una nueva estrategia. “La paz se consigue si hay justicia; si se rescata al campo del abandono en que se encuentra, si hay empleos, si se atiende a los jóvenes, si hay bienestar va a haber paz y tranquilidad en Michoacán y en el país; esa va a ser la nueva estrategia”, afirmó.

Visita Atlacomulco

En San Felipe del Progreso y Atlacomulco, Estado de México, de donde es originario el presidente Enrique Peña, López Obrador dijo que ya está muy moderado con el titular del Ejecutivo federal, y ya le otorgó el beneficio de la duda de que va a respetar el resultado de la elección.